Considerando los efectos de la ola invernal sobre las finanzas públicas, el agujero fiscal del gobierno colombiano para este año ascenderá a 24,27 billones de pesos (US$12.600 millones), admitió el gobierno.

El informe revelado por el ministerio de Hacienda explica que para este año se espera que el déficit del gobierno incluyendo el efecto de la emergencia invernal, alcance un valor de 23,99 billones de pesos, que como porcentaje del producto interno bruto (PIB) llegará hasta 4,1%.

Indica el informe del ministerio que si a esta cifra ($23,99 billones) se adicionan las obligaciones asociadas al costo de la reestructuración del sistema financiero por 281.000 millones de pesos, el déficit total a financiar del gobierno central sumará 24,27 billones de pesos.

Aclara el informe del ministerio de Hacienda que esta nueva meta de déficit del gobierno para 2011 “es consistente con un resultado primario deficitario de 1,1% del PIB y una deuda neta de activos financieros de 39,5% del PIB”.

El gobierno calcula que el costo fiscal del invierno sobre las finanzas públicas es de 0,2 puntos porcentuales, lo que elevó el déficit de 3,9% a 4,1% del PIB.

“Al descontar el efecto de la emergencia invernal de los ingresos y los gastos se observa que el resultado fiscal del Gobierno Central permanecería estable como porcentaje del PIB entre un año y otro (3,7%)”, precisa el informe.

Asegura el informe del ministerio de Hacienda que “de no ser por esta calamidad, el gobierno sobrecumpliría por segundo año consecutivo las metas fiscales de mediano plazo”.

El efecto fiscal de la emergencia invernal sobre el gasto del Gobierno Central asciende a 3,1 billones de pesos alrededor de 0,5% del PIB, “monto que será parcialmente neutralizado por el recaudo adicional proveniente de la sobretasa al impuesto al
patrimonio por 800.000 millones de pesos.

El ministerio de Hacienda considera que el efecto total de la emergencia invernal en 2011 se traduce en un déficit adicional por 2,1 billones de pesos algo cercano al 0,4% del PIB.