Sobre las 3:00 de la madrugada de este miércoles, el Gobierno Nacional –en cabeza del Ministerio de Trabajo– y representantes de los trabajadores estatales llegaron a un acuerdo para aumentar los salarios de los empleados públicos.

Tal como quedó acordado, se trata de un incremento salarial de 6,75% para este año, mientras que en 2018 se fijó un aumento correspondiente al crecimiento del IPC (inflación), más un punto porcentual.

Se trataba de un reclamo de más de un millón de trabajadores estatales, quienes advertían que el incremento debió haberse expedido en enero pasado.

“En nombre de la función Pública, del Ministerio de Hacienda y del Ministerio del Trabajo, damos esta buena noticia que beneficia a 1.200.000 servidores públicos (…) Estamos muy contentos, esta es la demostración de la madurez del país y de las centrales obreras”, sostuvo la ministra del Trabajo, Griselda Restrepo.

El encuentro entre ambas partes se extendió por más de 20 horas, participaron representantes y asesores de las siete centrales obreras con sus federaciones y confederaciones.

Sin embargo, pese al acuerdo, el vocero de las centrales obreras, Francisco Maltés, aseguró que el paro de los empleados públicos se mantiene: “Ese era uno de los puntos de discusión que tenemos con el Gobierno, por eso el paro continúa, toda vez que la negociación no ha terminado”, dijo en diálogo con Blu Radio.