La Habana. Cuba reveló detalles para la compra-venta de autos y viviendas por primera vez en cerca de medio siglo, dos de las medidas más esperadas en la isla incluidas en las reformas emprendidas por el gobierno comunista, según informó este viernes la prensa oficial.

Las ventas de casas y automóviles se han visto fuertemente limitadas por años para disgusto de los cubanos, pero el presidente Raúl Castro prometió una mayor flexibilización de las restricciones como parte de las más de 300 reformas aprobadas en un congreso del Partido Comunista en abril.

"En lo referido a la vivienda se ha diseñado una política encaminada a simplificar las gestiones para realizar cualquier acto de transmisión de la propiedad, y disminuir las prohibiciones establecidas (...) que durante años propiciaron la ocurrencia de innumerables violaciones", dijo Granma, diario del gobernante Partido Comunista, citando una reciente reunión del Consejo de Ministros.

"Con respecto a los vehículos de motor, la política diseñada -que debe comenzar a implementarse también antes de concluir el 2011-, permite la donación y compraventa de vehículos (...) de propiedad personal, lo mismo para las personas naturales con domicilio en el país, que para los extranjeros residentes permanentes en Cuba", dijo el periódico.

Algunas reformas como el recorte de más de un millón de empleos estatales, la expansión del sector privado y el arrendamiento de tierras ociosas a futuros agricultores han sido puestas en marcha en un intento de modernizar el viejo modelo económico de estilo soviético en la isla.

Sistema único. En un principio, las reformas parecían estar dirigidas a seguir los primeros pasos hacia cambios como los ocurridos en China y Vietnam, pero los líderes cubanos insisten en que no se está copiando a nadie. El gobierno afirma que el sistema en Cuba es "único".

Raúl Castro reemplazó en la presidencia de Cuba a su hermano Fidel en el 2008 y desde entonces prometió cambios económicos. El mandatario sostiene que las reformas son necesarias para mantener el sistema socialista, mientras comienzan a envejecer los líderes históricos de la generación de la revolución iniciada en 1959.

"Los acuerdos del Congreso (VI del Partido Comunista de Cuba) no van a quedar engavetados", señaló Raúl Castro, según un extenso artículo publicado en Granma.