Buenos Aires. El jefe de Gabinete de Ministros de Argentina, Marcos Peña, afirmó este sábado que la solicitud de "una línea de apoyo financiero" al Fondo Monetario Internacional (FMI) no se produjo en medio de una crisis económica sino que se trata de una medida "justamente para evitarla".

En declaraciones a una radioemisora local, Peña se refirió a las conversaciones que adelanta el equipo económico del gobierno argentino con autoridades del organismo financiero, y aseguró en ese sentido, que no se le está "pidiendo un programa económico al FMI" .

"No le estamos pidiendo un programa económico al Fondo Monetario Internacional. En la conversación con el Fondo planteamos más cosas para reforzar la confianza", sostuvo.

Argentina recurrió al FMI tras dos semanas de volatilidad cambiaria, que el pasado viernes llevó al dólar a su punto más alto en lo que va de 2018, tras alcanzar los 23,73 pesos por dólar.

En este contexto, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) ha intervenido en el mercado cambiario con acaudaladas ofertas, unas incluso por encima de los US$1.000 millones, para frenar la escalada de la divisa.

El Banco Central de la República Argentina ha intervenido en el mercado cambiario con ofertas, unas incluso por encima de los US$1.000 millones, para frenar la escalada de la divisa.

Además, el BCRA tomó otras medidas como el aumento de la tasa de interés de referencia al 40%, para mantener las inversiones en el país.

Al respecto, Peña aseguró que "ni el Fondo Monetario va a ser una solución mágica, ni nos va a complicar las cosas, depende de nosotros".

El pasado martes, el ministro de Hacienda de Argentina, Nicolás Dujovne, viajó a Washington, y al día siguiente sostuvo una reunión con la directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, con quien abordó aspectos del monto y los criterios de condicionalidad del financiamiento, los cuales no han sido revelados.

Según un comunicado de la cartera de Hacienda, la línea de crédito es de tipo "Stand by", que implica una de las modalidades de financiamiento tradicionales en las que el FMI se involucra más con la política económica del país solicitante.

De acuerdo con analistas, el monto ofrecido por el FMI a Argentina oscilaría entre los US$20.000 millones y US$30.000 millones, en un contexto en que Argentina debe cancelar una cifra similar por vencimiento de títulos de deuda el próximo martes.

Los títulos a vencer son Letras del Banco Central (Lebac) en pesos, que prevén ser renovadas por el banco emisor mediante un nuevo aumento de las tasas de estos instrumentos de deuda, las cuales diversos analistas estiman en más del 100% anual.