La Paz. El ministro de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia, Luis Arce, ratificó la política salarial del gobierno del presidente Evo Morales de elevar los salarios por encima de la tasa inflacionaria.

Arce dijo que esa política se mantendrá este año. "Hemos sido claros y dijimos que, una vez que tengamos el dato del INE (Instituto Nacional de Estadística), vamos a empezar a trabajar la próxima semana en el cálculo que se considerará para el incremento salarial" de 2014.

La inflación acumulada en 2013 llegó a 6,48%, según el reporte del INE. Este porcentaje será la base para la negociación del salario.

En 2012, el índice anual llegó a 4,54% y el gobierno aprobó un incremento salarial del 8% y un mínimo nacional del 20%.

"La próxima semana, el equipo del Ministerio de Economía va a empezar a trabajar sobre los cálculos necesarios para el incremento salarial y, por supuesto, esto va a llevar su tiempo, no es una cosa sencilla", expuso el martes Arce a periodistas.

El funcionario aludió a la decisión de la Central Obrera Boliviana (COB), máxima entidad sindical del país, de pedir un ajuste de 20% y un salario mínimo de US$300.

El secretario de Finanzas de la COB, Óscar Tapia, cuestionó la inflación reportada por el INE y dijo que se basa en el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de productos que los bolivianos no consumen y que distorsionan la realidad del costo de vida en el país.

Pero la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) a través del titular, Daniel Sánchez, señaló que prevén un encuentro con el Ejecutivo a mediados de este mes, pero asumió que la base de un aumento salarial será el índice de inflación.

"Sería una muestra de madurez llegar a consensuar el asunto. Hay que analizar los sectores que tuvieron un real crecimiento y los que están en riesgo de desaparecer", indicó en referencia al sector textil.

Arce puso en claro que el control de la inflación en el país beneficia directamente a la población.