Brasilia. El Gobierno de Brasil podría elevar sus ingresos fiscales en unos 3.000 millones de reales (US$970 millones) este año tras llegar a un acuerdo para suspender exenciones fiscales a nóminas, dijeron el martes legisladores que redactaron los cambios.

El Gobierno acordó mantener beneficios a cuatro de 56 sectores de la economía que recibían la ayuda, dijo Leonardo Picciani, líder en la Cámara Baja del partido opositor PMDB.

La legislación es importante para el ministro de Hacienda, Joaquim Levy, que busca reducir el déficit fiscal este año en 66.300 millones de reales (US$21.218 milones) o un 1,1% del Producto Interno Bruto.

El presupuesto está siendo seguido de cerca por agencias de calificación, que han amenazado con llevar la nota de Brasil al terreno especulativo.