Santiago. El presidente chileno Sebastián Piñera anunció este martes la ampliación de un plan de ayuda a la clase media en momentos en que intenta bloquear una reforma legal que permite a las personas hacer un retiro parcial de sus fondos de pensiones.

Legisladores opositores lograron avanzar en un proyecto que permite a la personas sacar un 10% de los fondos que posean las personas en la cuestionadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

"Nuestro gobierno ha desarrollado un plan fortalecido de protección a la clase media (...) que requiere un enorme esfuerzo fiscal", dijo Piñera durante al anuncio.

A inicios de mes, el gobierno lanzó un plan que incluía un préstamo blando, postergación de créditos hipotecarios, subsidio de arriendo y mayor financiamiento a la educación superior, lo que fue calificado de insuficiente por sus adversarios.

La ampliación incluye un bono de pago directo por el equivalente de unos US$630 a personas de clase media ocupadas, desempleadas, suspendidas o trabajando por cuenta propia, detalló el mandatario.

El gobierno necesita convencer a algunos parlamentarios de la coalición oficialista de respaldar su plan y quitar el apoyo inicial que dieron al proyecto de ley, que considera afectará las pensiones futuras.

Piñera afirmó que la ayuda a la población "no puede ser a costa de reducir sus ahorros previsionales" y aseguró que su gobierno ha trabajado por mejorar las pensiones con varios proyectos.

Además prometió avanzar con "urgencia y responsabilidad" en una reforma profunda al sistema de pensiones, para lo que iniciará un diálogo con los diversos actores del país.

Las AFP manejan activos por más de US$200.000 millones.

El sistema previsional, un modelo elogiado e imitado por otros países, ha sido blanco de duras críticas internas debido a las bajas pensiones que pagan a los afiliados y provocó un fuerte movimiento de protesta para que sean eliminadas.