Santiago. El crecimiento del gasto público de Chile en el 2011 será muy inferior al 9% proyectado para este año, lo que debería contribuir a frenar la fortaleza del peso frente al dólar, dijo el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, en entrevista al diario La Tercera.

Aunque admitió su preocupación sobre la apreciación de la moneda local de las últimas semanas, Larraín aclaró que el gobierno puede tomar algunas medidas y otras no, debido a que el tipo de cambio se mueve bajo un esquema de libre flotación y su intervención no depende del Ministerio de Hacienda.

El jefe de la cartera de Hacienda descartó además un eventual impuesto a los capitales externos para evitar una mayor apreciación del peso.

"Este gobierno puede aportar y somos sensibles a la caída del dólar, pero no manejamos ni el precio del cobre ni las tasas a nivel mundial", dijo Larraín, luego de que esta semana el peso tocara las 500 unidades por dólar para ubicarse en máximos de casi siete meses.

"Este es un fenómeno global, el dólar se ha debilitado en el mundo", agregó.

Ante la consulta de una mayor austeridad fiscal en el Presupuesto del 2011 -que está en etapa final de elaboración- para que ayude al tipo de cambio, Larraín anticipó que el gasto "va a ser muy menor al 9 por ciento proyectado para 2010".

"Vamos a lograr que la economía crezca más que el gasto público en promedio en estos cuatro años (de gobierno)", dijo.

El ministro estimó que en el segundo semestre la economía debería tener un crecimiento más genuino y no tan afectado por los efectos del terremoto de fines de febrero y las labores de reconstrucción.

"Este año cada vez está más claro que nos vamos a expandir en torno a 5%, pero ya en el segundo semestre y en el 2011 el crecimiento debiera rondar el 6%", dijo Larraín.

En materia de regulaciones, el ministro confirmó que la semana próxima ingresará al Congreso un nuevo proyecto de regalaías mineras, tras el rechazo hace unas semanas de una iniciativa similar, que busca financiar parte de las labores de reconstrucción luego del terremoto.

"Va a tener algunos elementos nuevos, pero se mantiene (...) una tasa escalonada sobre el margen operacional minero y un período de invariabilidad", dijo Larraín, quien agregó que esperaba contar esta vez con los votos de la oposición.