Santiago. El Ministerio de Hacienda de Chile anunció que flexibilizará las asignaciones presupuestarias para prevenir una mayor propagación del coronavirus en el país.

Economistas coinciden en que la enfermedad afectará la demanda de exportaciones y el precio del cobre, pero difieren respecto a un recorte en la proyección de crecimiento del Ejecutivo.

En el Gobierno llamaron a no sobre reaccionar, pero no descartaron modificar su estimación dependiendo del avance del virus.

Acción fiscal. Salud, Economía, Transportes y Educación fueron las carteras convocadas durante este jueves a una reunión en el Ministerio de Hacienda, encabezada por el titular del ramo, Ignacio Briones, con el fin de coordinar la acción fiscal del Gobierno para prevenir el avance del coronavirus.

El ministro de Hacienda, Ignacio Briones reconoció preocupación por los efectos del coronavirus en la economía y no descartó modificar la proyección de crecimiento para Chile, actualmente en 1,3%.

Terminado el encuentro, el secretario de Estado reiteró el llamado a “no sobre reaccionar” respecto al avance de la enfermedad en el país. Señaló que habrá flexibilidad presupuestaria para aplicar las medidas de contingencia necesarias.

Este “monitoreo” del Ministerio de Hacienda se enmarca en una jornada de incertidumbre por la confirmación de más contagios en Chile y las peores perspectivas económicas a nivel global, que dispararon el precio del dólar a $825.

De hecho -a nivel global- organismos como la OCDE, el Fondo Monetario Internacional y el Instituto de Finanzas Internacionales ya recortaron sus proyecciones de crecimiento para la economía global, que se expandiría por debajo del 2,9%; y también para China, que caería al menos un punto porcentual desde el 6% que se estimaba inicialmente.

Previamente, el mismo Ignacio Briones reconoció preocupación por estos efectos y no descartó modificar la proyección de crecimiento para Chile, actualmente en 1,3%.

Opiniones. Con respecto a la proyección de crecimiento, hay opiniones dispares.

Por ejemplo, el académico de la Universidad de Chile, Pablo Barberis, opinó que tomando en cuenta la actividad económica de enero y febrero, hablar por estos días de un recorte sería “prematuro”.

Por su parte, el ex tesorero general de la República, Hernán Frigolett, señaló que la menor demanda de exportaciones, la caída en las inversiones y del precio del cobre -que está en niveles más cercanos a 2 dólares con 6 centavos la libra- definitivamente deberían impactar la actividad económica.

En la misma línea, el economista de Rojas & Asociados, Patricio Rojas, estimó que el crecimiento económico estará más cerca del 1% en 2020, advirtiendo además que medidas de inyección fiscal o expansión económica, como disminuir las tasas de interés, no serían útiles para contrarrestar los efectos que el virus tiene en la cadena productiva.

En contraste, el académico de la Universidad de Santiago, Gonzalo Martner, coincidió en que la interrupción de las cadenas de abastecimiento tendrá impactos negativos en la actividad, en la creación de empleos y, por supuesto, en el precio de las exportaciones.

Sin embargo, estimó que sigue siendo un evento coyuntural; y que una decisión como recortar las estimaciones se debe pensar al menos en el mediano plazo, teniendo ya los datos trimestrales de enero hasta marzo.

Con el alza de este juevesr, el precio del dólar alcanzó su valor más alto del año y quedó bordeando el máximo histórico de $828 alcanzado a fines de noviembre, aunque los analistas coinciden en que también se vio influenciado por la aparición de nuevos hechos de violencia durante la semana.