Santiago. El ministro de Hacienda, Felipe Larraín y el director de Presupuestos, Rodrigo Cerda, acudieron a la Comisión de Hacienda del Senado a detallar el Informe de Finanzas Públicas del primer trimestre, luego del cambio de modalidad de entrega de estas proyecciones.

En el escrito, el Gobierno rebajó la estimación del gobierno para el crecimiento de 2019, debido a un débil inicio, pasando de 3,8% a un 3,5%, en el punto medio del rango de proyección que el Banco Central publicó en marzo.

En línea con el menor dinamismo de la economía, las autoridades también revisaron la demanda interna hasta un 4,2%, desde el 4,6% proyectado anteriormente.

El sector minería y el negativo inicio del año serían factores preponderantes a juicio del ministro Larraín, quien afirmó que la economía chilena irá de menos a más en 2019.

En cuanto al déficit, el informe estimó un equivalente al 1,8% del Producto Interno Bruto proyectado (PIB), cifra que resultó algo superior al proyectado en la elaboración de la Ley de Presupuestos, que fue de un 1,7% del PIB.

Lo anterior, debido a una menor proyección de ingresos efectivos, según señaló el mismo Cerda.

El informe también estableció que la deuda bruta llegaría al 26,8% este año, mientras que el gasto fiscal crecería un 4%, mayor al 3,2% calculado en octubre.