El ejecutivo costarricense está interesado en mejorar la supervisión del mercado y evitar la incidencia de monopolios.

“Costa Rica tiene una legislación débil, lo cual no permite frenar las concentraciones de empresas que puedan afectar la competencia”, dijo Ana Victoria Velásquez, directora de la Comisión para Promover la Competencia (Coprocom), al periódico costarricense La Nación.

El debate sobre mejorar la gestión surge a dos semanas de que la Coprocom emitiera una millonaria sanción contra Mabeca (propietaria de Atlas y Mabe), a la que acusa de “concentración prohibida” en el mercado de refrigeradoras y cocinas pequeñas y medianas.

Velásquez asegura que la Ley de Promoción de la Competencia y Defensa Efectiva del Consumidor no estipula controles previos a la hora de que una compañía muestra interés en adquirir o fusionarse con otra empresa, una figura que por ejemplo si está contemplada en las legislaciones de México, El Salvador y Nicaragua.

Esto genera un problema para la entidad, porque solo actúa una vez está sellada la compra o fusión, como en el caso de Mabeca, que adquirió Atlas Eléctrica en 2008.

“Hay un control de concentraciones muy pobre, muy ineficiente, porque nos lleva a hacer un procedimiento administrativo, y este es como un pequeño juicio en una sede administrativa: esto toma mucho tiempo”, aseguró Velásquez.

De ahí que la funcionaria confíe en que el Congreso le dará trámite expedito a los dos proyectos de ley que incluyen la figura de la notificación previa.

“El objetivo del control de las concentraciones es evitar que mercados competitivos se conviertan en mercados con tendencias monopólicas. Coprocom tiene la facultad de investigar las concentraciones que ya se hayan efectuado, y de acuerdo con el artículo 28 de la ley, puede ordenar su desconcentración total o parcial en caso de encontrar que son perjudiciales al mercado”, añadió la funcionaria que espera que la Asamblea Legislativa apruebe la reformas correspondientes para mejorar la gestión de la entidad.