San José. Las autoridades de Costa Rica optaron por retirar para revisión el proyecto de ley que busca que los casinos paguen impuestos dinero que luego sería utilizado para planes de seguridad ciudadana.

En conversación con el diario La Nación de Costa Rica, el ministro de la Presidencia, Marco Vargas, aclaró que la iniciativa sólo fue retirada por algunas dudas que surgieron.

El Ministerio de Hacienda prevé que esta iniciativa implicará un gravamen del 15% sobre las ganancias de las empresas dedicadas a los juegos de azar. En definitiva se estima que los recursos que irán a las arcas fiscales equivalen a US$30 millones por año.

La propuesta es que sea el ministerio de Gobernación, y no la Junta de Protección Social (JPS) el ente rector de los juegos.

No obstante, la iniciativa no ha tenido una acogida del todo favorable. Justamente ell gerente de la JPS, Francisco Ibarra, expresó al periódico local, que el proyecto afecta a la institución pues le quita la administración de los juegos de azar, desde loterías hasta bingos.

En tanto, el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Gustavo Arias, advirtió que el plan no tiene futuro. “Ese impuesto carece de viabilidad. Es un impuesto que pareciera que no nos va a favorecer. Más parece un plan para legalizar capitales con procedencia poco clara y afecta a la Junta de Protección Social. Yo creo que hay que hacerle varios ajustes”.