La nota de estable que la agencia Standard & Poors otorgó a Guatemala le permitirá al país poder colocar deuda en el mercado a tasas más favorables y a plazos más largos, según explicó el ministro de Finanzas Públicas, Pavel Centeno.

A criterio de Centeno, la revisión que pasó de negativa a estable fortalece la confianza de los inversionistas, por lo que el país podrá acceder a los mercados de deuda con mejores condiciones, lo que redunda en una reducción de los costos del servicio de deuda y reduce la presión sobre el presupuesto.

“Con una menor presión sobre el presupuesto, Guatemala recurrirá a un menor endeudamiento y podrá canalizar sus recursos para inversión y gasto social”, dijo Centeno.

El ministro se refirió al tema un día después de que la calificadora estadounidense mejoró la nota para el país.

María Castro, viceministra de Finanzas, expuso que la revisión a estable confirma la confianza de los inversionistas hacia el país, que se tradujo en la colocación de US$700 millones de eurobonos en mayo último a una tasa de interés de 5,75%.

“Los inversionistas privados ya habían calificado mejor al país que S&P, al demandar cuatro veces más el techo de eurobonos colocados en mayo, y luego está el hecho de que hoy los títulos de deuda se colocan a una tasa de interés de 4,20% en el mercado secundario”, destacó.

Faltan acuerdos. Sebastián Briozzo, analista principal de S&P para Guatemala, afirmó que con la nueva calificación, la nación mejora su posición y avanza hacia el grado de inversión.

“Existe potencial para llegar al grado de inversión, pero todo depende de las decisiones que se tomen. En el caso de Guatemala los temas macroeconómicos o de deuda no son lo que obstaculizan esta posibilidad, sino la imposibilidad de alcanzar acuerdos políticos básicos para mejorar las variables como la carga tributaria”, expresó Briozzo.

De acuerdo con Centeno, el monto de deuda pública del país asciende a Q107 mil millones, que equivalen al 25% del Producto Interno Bruto y refirió que en el proyecto de Presupuesto del Estado para 2013 se busca reducir el ritmo de endeudamiento y canalizar estos recursos a inversión pública y no para funcionamiento.

Mensaje positivo. S&P revisó este viernes la perspectiva de las calificaciones soberanas de Guatemala de negativa a estable  y confirmó sus calificaciones de largo y corto plazos en moneda local de 'BB+' y 'B', respectivamente, y en moneda extranjera de 'BB' y 'B'. La evaluación de riesgo de transferencia y convertibilidad  y la calificación se recuperaron   se mantienen sin cambio en 'BBB-' y '3', respectivamente.