México. El gobierno de México anunció un crecimiento del 1% del valor real del producto interior bruto (PIB) en el primer trimestre de 2013, frente al 3,2% registrado en los últimos tres meses del año pasado.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) dio a conocer el martes en un comunicado que entregó al Congreso mexicano los Informes sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública correspondientes al primer trimestre de 2013.

"Se considera que el menor dinamismo que tuvo la expansión económica mexicana en el primer trimestre está relacionado, de alguna manera, con la desaceleración de la economía estadounidense registrada a finales de 2012, y que su reciente repunte se reflejará en los próximos meses", indicó la institución.

Asimismo, consideró que un factor temporal que redujo significativamente la tasa de crecimiento fue el menor número de días laborables en el primer trimestre de 2013 en comparación con el periodo enero-marzo de 2012.

"Esto se debe a que 2012 fue un año bisiesto y a que la Semana Santa cayó en abril en 2012, mientras que en 2013 fue en marzo. Al considerar el efecto estacional, el PIB se incrementó a una tasa anual alrededor del 2,3%", insistió.

El 18 de febrero pasado, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, organismo gubernamental encargado de recopilar y divulgar la información estadística del país, anunció que el PIB de México creció en el cuarto trimestre de 2012 3,2% en términos reales respecto al mismo período de 2011, en comparación con el 3,6% que había estimado en enero la SHCP.

Por otro lado, la SHCP señaló que en el primer trimestre de 2013 se obtuvo un superávit público total de 40.172 millones de pesos (US$3.310 millones), frente al déficit de 49.548 millones de pesos (US$4.083 millones) registrado en el mismo periodo de 2012.

Sin considerar la inversión de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), el superávit público fue de 98.689 millones de pesos (US$8.132 millones), "resultado que apunta a la meta anual de equilibrio presupuestario aprobada por el Congreso de la Unión".

A su vez, los ingresos presupuestarios observaron un ligero descenso del 0,4%, "debido a la reducción de los ingresos petroleros, que se compensó con unos mayores ingresos tributarios no petroleros y no tributarios del gobierno federal"

El gasto total disminuyó un 10,4% en términos reales, si bien destacó el aumento en el gasto destinado a la protección social (0,8%).

Al cierre de marzo de 2013, el monto de la deuda neta del Sector Público Federal se situó en el 33,8% del PIB, proporción dividida entre el 23,9% correspondiente a la deuda interna y el 9,9% a la externa.