Ciudad de México. El Gobierno de México dijo este martes que ha cubierto todas sus necesidades de fondeo en mercados financieros internacionales para lo que resta de la administración del presidente Enrique Peña Nieto, que concluye a finales de 2018.

La Secretaría de Hacienda confirmó en un comunicado que este martes colocó un bono por 1.500 millones de euros (unos US$1.800 millones) en los mercados internacionales, el cual se suma a otra operación del 3 de enero por US$3.200 millones.

Las operaciones son parte "de la estrategia para continuar reduciendo la razón de deuda pública a Producto Interno Bruto (PIB) en 2018", destacó el comunicado.

El nuevo bono mexicano de referencia en euros a 10 años que vence en abril de 2028 colocado el martes tendrá una tasa de rendimiento al vencimiento de 1.77% y pagará un cupón de 1.75%.

"Estos niveles de tasas de interés representan mínimos históricos para el Gobierno federal para un plazo de 10 años en el mercado de euros", dijo la Secretaría de Hacienda.

Agregó que con las dos transacciones queda cubierta "con anticipación" la totalidad de las obligaciones en moneda extranjera del Gobierno federal por concepto de amortizaciones de deuda y costo financiero programadas para 2018.

"Esto le permitirá al Gobierno federal enfrentar episodios de volatilidad que pudieran presentarse en los mercados financieros durante el año con mayores grados de libertad", dijo.

Hacienda aseguró que hacia adelante continuará evaluando las condiciones en los diferentes mercados con la finalidad de aprovechar ventanas de oportunidad que permitan continuar mejorando el perfil de vencimientos de la deuda pública. La deuda soberana de México tiene calificaciones de A3/BBB+/BBB+.