Managua. El ministro nicaragüense de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, calculó este miércoles en más de US$182 millones los daños causados en bienes públicos por las protestas iniciadas el 17 de abril pasado.

El ministro brindó detalles durante una rueda de prensa sobre el daño causado por las protestas derivadas de las fallidas reformas al seguro social, las cuales hasta la fecha continúan con bloqueos, barricadas, marchas y violencia callejera.

Acosta recordó que antes del pasado 17 de abril, Nicaragua era el tercer país con más crecimiento económico en el continente americano, sólo superado por República Dominicana y Panamá.

El titular de Hacienda explicó que la economía de Nicaragua, mostraba un crecimiento en los últimos cinco años de 5,2%, con una inflación de casi 5% y un importante crecimiento de trabajadores inscritos formalmente en el seguro social.

Sólo en el sector turismo se han perdido de 40.000 a 50.000 empleos, y esto tendrá un impacto muy duro en la economía, e inmediato contra el pueblo trabajador, alertó el ministro Iván Acosta.

En 2017, la economía nicaragüense tuvo un desempeño excelente, en términos de macroestructura, sectores pecuario y turismo, "pero después del 17 de abril vino el golpe de violencia y contra nuestra población, las quemas de la inversión pública y las de maquinarias (estatales)", subrayó.

En los últimos 60 días se han quemado 55 ambulancias, "el 80% del turismo ha desaparecido en Nicaragua y el 70% del empleo, el cual estaba alrededor del turismo, también se ha perdido", enfatizó.

Sólo en el sector turismo se han perdido de 40.000 a 50.000 empleos, y esto tendrá un impacto muy duro en la economía, e inmediato contra el pueblo trabajador, alertó.

Por su parte, los economistas nicaragüenses independientes prevén una disminución de 2% a 2,8% del Producto Interno Bruto (PIB) para este año, a causa de las protestas, lo cual representa una pérdida de US$916 millones.