El Gobierno de Nicaragua fijó el salario mínimo en 4,729 córdobas (US$176,4) para los próximos 12 meses, lo que representa una subida del 10,98% respecto a los 4,261 córdobas de 2014 (US$159).

La subida del salario mínimo, que se aplicará en dos períodos semestrales, el primero de 5,49 % a partir del 1 de marzo pasado y el segundo, también de 5,49 %, a partir del 1 de septiembre próximo, fue dictada por la ministra nicaragüense de Trabajo, Alba Luz Torres.

El aumento beneficiará a unos 251.000 trabajadores nicaragüenses, tanto del sector público, como privado, en 10 sectores, "que están dentro del rango del salario mínimo", precisó la funcionaria.

El anuncio fue hecho por la ministra del Trabajo un día después de que el Ejecutivo, empleadores y sindicatos culminaran sin acuerdos las rondas de negociaciones para fijar el nuevo salario mínimo.

La ministra explicó que fijaron ese aumento salarial con base en los indicadores económicos y las posibilidades de financiación al presupuesto estatal consistente con la evolución económica real.

Para 2014 Nicaragua proyectó un crecimiento de entre 4% y 4,5% del producto interno bruto (PIB), aunque las autoridades aún no dan a conocer el resultado final de ese indicador. La inflación cerró en 6,43%, según cifras oficiales.

La principal cúpula empresarial nicaragüense había propuesto aumentar en un 9,5% el salario mínimo de los trabajadores.

Por su lado, el Movimiento de Unidad Sindical había propuesto un aumento de entre 12% a 14%.

En Nicaragua, por ley, el salario mínimo se aplica a diez sectores de la economía, tiene que ajustarse cada seis meses.

El salario debe ser fijado por al menos dos de los tres sectores involucradas en las negociaciones en un máximo de dos meses de conversaciones en presencia del titular del Ministerio del Trabajo.

En el caso que no haya acuerdo, como fue en este caso, el Gobierno decide unilateralmente si se aumenta o no el salario mínimo y en qué porcentaje.