Managua. En ocho meses la economía nicaragüense ha recibido la inyección de 636 millones de córdobas (US$28 millones) a través de la entrega del bono “socialista y solidario” a cerca de 120 mil trabajadores.

Así lo indicó el viceministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta, quien señaló al diario La Prensa, que se ha entregado 530 córdobas (US$24) al mes a los trabajadores del Estado que ganan 5.500 córdobas (US$245) o menos. La autoridad afirmó que este bono implica un “ajuste” de entre el 15% y 20% en sus ingresos.

El dinero proveniente del fondo Alba, es visto por la autoridad como una “alta justicia”.

En mayo pasado el presidente Daniel Ortega informó que entregaría el bono que suscitó una inmediata reacción del Fondo Monetario Internacional (FMI) que canceló la revisión del programa económico suscrito con el país. La medida implicó -señala el diario- trabar el desembolso de cerca de US$70 millones

Aunque el Ejecutivo no ha aclarad del todo el origen del bono, el FMI a principios de este mes aprobó las revisiones.

Según el economista y ex viceministro de Finanzas, René Vallecillo, estos nuevos recursos en el mercado incidieron en que el no se lograra la meta de cerrar la inflación este año por debajo del 7%.

Hasta noviembre la inflación en Nicaragua alcanzaba el 8,54% según la información del Banco Central de Nicaragua.