La transparencia y la ejecución de la agenda social marcan el plan de inversiones por casi US$19.500 millones que el gobierno de Panamá desarrollará entre 2015 y 2019, aseguró a Efe el ministro panameño de Economía y Finanzas, Dulcidio De la Guardia.

El gobierno del presidente panameño, Juan Carlos Varela, que asumió el poder en julio pasado para un período de 5 años, libra una cruzada anticorrupción que incluye una veintena de denuncias contra ex funcionarios del gobierno de su antecesor y antiguo aliado electoral, Ricardo Martinelli (2009-2014).

Los grandes proyectos previstos en el Plan quinquenal, presentado este martes por De la Guardia en el noveno Foro Nacional de Competitividad, "se desarrollarán solo por licitación pública, a diferencia del Gobierno pasado".

De la Guardia explicó a Efe que los recursos destinados a los proyectos sociales no se transferirán al cuestionado Programa de Ayuda Nacional (PAN), porque esa entidad "solo se utilizará para lo que fue creada, que es atender asuntos de emergencia".

El PAN es actualmente centro de denuncias de corrupción y dos de sus exdirectores en la era Martinelli, Rafael Guardia y Giacomo Tamburrelli, están detenidos e investigados por la firma de contratos millonarios en condiciones supuestamente irregulares.

Los proyectos públicos "los vamos a hacer de cara al país (...) estamos trabajando en una reforma de la ley de Contratación Pública en conjunto con el presidente de la Asamblea Nacional, Rodolfo Valderrama, con miras a hacer más transparente todo el proceso de compras del Estado", añadió De la Guardia.

El Plan quinquenal, detalló el ministro, lo elaboró la firma internacional Epicsa, conformada por distintos consultores de América Latina, quienes ganaron la licitación pública por unos 2 millones de dólares.

El Plan prevé inversiones públicas por un total de casi US$19.500 millones, de los que el 55% (US$10.718,65 millones) será para proyectos sociales, explicó este martes el ministro.

Se trata de proyectos en las áreas de salud, agua potable, saneamiento y alcantarillado, vivienda, educación y cultura, transferencias a grupos vulnerables, aseo urbano y trabajo y protección social.

El Plan destina un 32,7% o US$6.370,9 millones a proyectos de infraestructura como carreteras y obra civil, electricidad y transporte masivo, marítimo y aéreo.

El 6,2% (US$1.208,66 millones) se invertirá en proyectos agropecuarios, industria y comercio, y turismo; un 5% (US$973 millones) en administración y justicia, y el 1,1% restante (US$215,6 millones) al área ambiental, de acuerdo con un resumen del Plan, de 1.500 páginas.

De la Guardia indicó a Efe que el Plan "recoge algunos de los sectores estratégicos del Gobierno anterior que pueden aportarle al producto interno bruto y al empleo", pero son abordados desde un "enfoque distinto", como es "el de resolverle el problema a los panameños".

El enfoque "es la principal diferencia" de este Plan quinquenal, "y otro tema es que, para mejorar la competitividad de Panamá, hay que dotarle al recurso humano de las habilidades y el conocimiento que necesitan, para que los panameños tomen ventaja de las oportunidades que le está ofreciendo el país", señaló.

El director del Centro Nacional de Competitividad y expresidente panameño Nicolás Ardito Barletta (1984-1985) valoró el Plan del Gobierno de Varela como "sensato".

"Me parece un plan de Gobierno muy bueno y sensato, las prioridades escogidas como logística, turismo, agricultura, minería o desarrollo humano me parecen adecuadas", dijo a Efe Barletta.

El plan gubernamental "nos da un sentido de oportunidad que será bienvenido (...) la expansión del Canal, el transporte y logística es el dínamo que tiene que seguir aprovechando Panamá en una economía globalizada", apuntó Barletta, también exvicepresidente del Banco Mundial.

Opinó que "conviene darle mucha más atención al sector agropecuario, que tiene mucho más potencial, pero hay que mejorar su productividad e introducir tecnología".

El plan proyecta un crecimiento promedio de un 6,5% anual en los próximos cinco años, y que el producto interno bruto (PIB) en términos nominales pase de US$52.565 millones en 2015 a US$77.225 millonesen 2019.

Panamá creció el año pasado 6,3% y se calcula que para el próximo quinquenio el incremento de la economía será en promedio del 6,5% con un déficit fiscal que no supere el 2% anual.