El ministerio de Hacienda, como uno de sus lineamientos principales para la elaboración de los anteproyectos de presupuesto 2012, establece que los servicios personales (salarios y otros gastos de personal) no sobrepasen el monto fijado en el presupuesto vigente 2011.

La medida se concreta en el Decreto 6495, que dio a conocer este martes el poder Ejecutivo, en el que define los lineamientos generales y montos globales para los procesos de programación, formulación y presentación de los anteproyectos de presupuestos institucionales, que constituirán el marco de referencia para la elaboración del Proyecto de Presupuesto General de la Nación para el 2012.

Eso implica que los salarios serán congelados en sus niveles actuales, aunque la decisión puede variar en el proceso de consolidación del proyecto en el ministerio de Hacienda o durante su tratamiento en el Legislativo, tal como ocurre cada año, en este con mayor razón porque el país está en las puertas de las elecciones generales.

El decreto añade que las remuneraciones del anexo del personal deberán reflejar la misma cantidad de cargos y montos correspondientes del 2011. Además, también se recomienda reducir el número de personal contratado como parte de una política de racionalización de gastos.