Quito. El ministro de Finanzas, Patricio Rivera, y otros secretarios de Estado que integran el Frente Económico, defendieron el pasado lunes el paquete de reformas tributarias.

El Observatorio de la Política Fiscal (OPF) estima que el retroceso que ha dado el gobierno con algunas medidas tributarias refleja la falta de planificación y la necesidad de obtener liquidez. Pero el régimen lo niega y dice que busca dialogar con los distintos sectores.

El secretario ejecutivo del OPF, Jaime Carrera, asegura que los denominados "impuestos verdes" apuntan a recuperar ingresos para el fisco, dado que el gobierno ¬según él¬ no logra reducir sus gastos corrientes.

El experto reprocha que uno de los tributos ecológicos sea el de la contaminación vehicular, que grava según la antigüedad del auto, entre otras variables. Carrera dijo que no puede considerarse ‘verde’ a tal propuesta ya que los automóviles más viejos son los que más contaminan.

El Servicio de Rentas Internas (SRI) ha explicado que este punto estaba en revisión y que se pretendía “suavizar” el impacto hacia los autos más costosos. Además, el régimen suprimió de su paquete el gravamen a las fundas plásticas.

El ministro de Finanzas, Patricio Rivera, defendió ayer los ‘impuestos verdes’ y explicó que sí fueron bien planificados, pero que ha habido un proceso de socialización y se han escuchado otros criterios.

Rivera aseguró que se evalúan medidas de incentivo para cambiar ciertos hábitos, según declaraciones que recoge el portal Ecuadorinmediato.com.

Confirmó que las botellas de plástico de las bebidas sí serán gravadas, menos aquellas que contengan lácteos o medicamentos.

Para Carrera el camino para que la economía ecuatoriana mejore no es aumentar impuestos, sino bajar el gasto público porque esta carga tributaria aleja la inversión.