El gobierno del presidente Rafael Correa ha invertido más de US$68.000 millones en los últimos diez años para potenciar el sector social, lo que permitió mejorar las condiciones de vida de los sectores populares que han tenido acceso a servicios de calidad en temas de salud, educación, entre otros.

Los ministros del área social se reunieron este jueves con el Primer Mandatario para analizar cómo se ha cuadriplicado la inversión del Estado por ciudadano. Según la ministra Coordinadora de Desarrollo Social, Gabriela Rosero, en esta década se logró duplicar inversión social si la medimos en función del Producto Interno Bruto (PIB).

“En estos diez años hemos invertido un acumulado de alrededor de US$68.000 millones y en gobiernos anteriores estábamos hablando de que la inversión social, en función del PIB, era del 4% y después de 10 años esta inversión pasó a nueve puntos porcentuales del PIB”, explicó Rosero.

Agregó que desde el gobierno se prepara una transición responsable desde el área social para cuidar los avances que se ha obtenido en estos años, sobre todo en el incremento del acceso de más personas a servicios públicos de los que antes se carecía.

También se evaluó el impacto que ha tenido en la sociedad la inversión que se ha desarrollado a nivel nacional y las políticas de sostenibilidad de los servicios sociales. Rosero agregó que desde el gobierno se entendió que la mejor inversión social que se puede hacer es en la niñez.

De su lado, la ministra de Inclusión Económica y Social Lídice Larrea precisó que uno de los grandes avances ha sido en la construcción de infraestructura de calidad y que cumpla los requisitos para atender a quienes lo necesitan.

Informó que desde esa cartera de Estado, aún está pendiente la entrega de ocho centros de desarrollo infantil del Buen Vivir, que se prevé estarán listos antes de mayo, cuando finalice el actual período de gobierno.

Respecto a la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto del pasado 16 de abril en Manabí y Esmeraldas, la ministra precisó que esta avanza por buen camino. Hasta el momento se ha cerrado alrededor de 28 albergues. A la fecha, siguen abiertos 21 albergues que se espera cerrar hasta abril.  

Según dijo, en total son 1.300 familias que están en los albergues y que tienen una solución habitacional a través del Ministerio de Vivienda. Sobre la entrega de bonos de alimentación, arrendamiento y vivienda precisó que el Estado ha entregado más de 15 millones de dólares.