Madrid. El gobierno español ha abandonado sus planes para la creación de un fondo de financiación al despido, considerado una de las medidas estelares de la reforma laboral aprobada hace un año, publicó este domingo el diario El País según fuentes del ministerio de Trabajo.

Según añade el periódico, en un artículo sin firma con motivo del pulso que mantienen sus trabajadores con la matriz Prisa, el propio presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, comunicará oficialmente la decisión este martes durante su último debate sobre el Estado de la nación.

El País indica que la marcha atrás en esta medida, que se enmarca dentro del denominado modelo austriaco, será bien acogida por parte de los empresarios.

Hace tan sólo diez días, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, se hacía eco de un informe de un grupo de expertos que concluía que no era posible abordar un modelo de capitalización, sin elevar las cotizaciones que pagan las empresas o los trabajadores.

Ampliación de horarios comerciales. Zapatero también anunciaría este martes, según las mismas fuentes consultadas por El País, una mayor liberalización de los horarios comerciales, especialmente en zonas turísticas, para compensar la caída del consumo.

Con esta medida, España cedería a las presiones de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), destaca el diario.