El gobierno español aprobó este viernes los presupuestos generales del Estado para 2012, que contiene el mayor ajuste de la historia por 27.000 millones de euros, informó en Madrid la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

La funcionaria afirmó que la actualización de las pensiones de jubilación se mantendrán, pero confirmó que se congelarán los salarios.

Los ministerios de la administración central tendrán un recorte en sus presupuestos en un promedio del 16,9%, precisó Sáenz de Santamaría.