Madrid. El Consejo de Ministros aprobó este jueves el esperado paquete de medidas económicas anunciadas por el presidente del gobierno la semana pasada, consistente en un agresivo recorte del gasto público para acelerar el ritmo de reducción del déficit fiscal que ha provocado una reducción de 5 décimas en la previsión de crecimiento del PIB para 2011.

El Ejecutivo acordó elaborar un Real Decreto Ley con tres acuerdos complementarios, efectivo a partir del 1 de junio y que recorta 5% de media los salarios de los empleados públicos en 2011 y congela las pensiones, exceptuando las no contributivas y las mínimas.

"Se trata de tomar un conjunto de medidas para acelerar la reducción del déficit público", dijo la vicepresidenta primera del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en una rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Estas medidas extraordinarias, que incluyen también la eliminación del llamado 'cheque bebé' de 2.500 euros, van a suponer una reducción del gasto público de 15.250 millones de euros, según la vicepresidenta.

Este paquete está encaminado a reducir el déficit público hasta 3% del PIB en 2013, tal como obliga el pacto de estabilidad y crecimiento de Bruselas.

De este modo, el ejecutivo ha revisado a la baja su previsión de déficit fiscal en 2012 hasta 4,4% desde 5,3% de su anterior previsión de enero.

Proyecciones para 2011. El fuerte recorte de gasto, que aún debe ser ratificado por el Parlamento, va a suponer un golpe al crecimiento del Producto Interior Bruto español para el año 2011, que el Ejecutivo ha revisado a la baja hasta 1,3% desde 1,8% de su previsión anterior.

Para 2010 se mantiene la previsión de una contracción económica de 0,3%.

"(Ante la) previsión inicial de 1,8% ciento, hemos querido hacer una previsión muy conservadora (y) hemos decidido reducir esa previsión de crecimiento al 1,3%. Entendemos que en el año 2010 no se va a producir ninguna modificación (desde el -0,3%)", dijo la ministra de Economía.

Pese a que diversos medios habían afirmado que el gobierno aprovecharía el jueves su reunión de gabinete para anunciar un nuevo impuesto para las rentas más altas, tanto la ministra de Economía como la vicepresidenta primera del gobierno rehusaron dar más detalles a este respecto, con la excepción de que este eventual impuesto sería "temporal".

"Renta alta y patrimonio no siempre son similares. Creo que hay que remitirse a lo que dijo el presidente ayer. En el momento oportuno, presentaremos una propuesta para que haya más esfuerzo y solidaridad para aquellas personas que más tienen", dijo Salgado, preguntada por una posible subida de impuestos a las rentas más altas.

"Una medida que, en todo caso, será temporal y que se decidirá en el momento oportuno", declaró Salgado.