Madrid. El ministro de Economía español dijo este martes que el gobierno está listo para realizar nuevos esfuerzos con el objetivo de recortar el déficit público, después de una cumbre europea en la que España logró concesiones para contener la presión alcista sobre sus costos de financiación.

Hasta el momento, España ha anunciado un ajuste del déficit público de unos 48.500 millones de euros, divididos en 27.300 millones por el Estado, 18.000 millones de las Comunidades Autónomas y 3.060 millones de las Entidades Locales.

El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, dijo recientemente que habría nuevas medidas "difíciles" próximamente y el mismo lunes señaló la necesidad de "acelerar" en materia reformista.

Tras comentarios de Finlandia y Holanda que mostraban su intención de impedir la compra de deuda de países periféricos por el fondo de rescate europeo, el titular español de Economía, Luis de Guindos, dijo en un desayuno informativo organizado por Europa Press que los acuerdos se habían tomado "por unanimidad" en el Consejo Europeo y que en su opinión no existe capacidad de bloqueo.

El ministro señaló que en las actuales negociaciones sobre las condiciones de la ayuda para la banca española hay un acuerdo muy amplio con la Comisión Europea y reiteró que las condiciones serían mucho más favorables que los actuales costos de financiación del Tesoro español.

Según De Guindos, la ayuda para las entidades en manos del FROB -Bankia, NCG Banco (Novagalicia), Catalunya Caixa (CX) y Banco de Valencia- vendría muy rápidamente, en cuestión de semanas.

El memorándum de entendimiento con las condiciones del acuerdo, que debería estar listo para la cumbre del Eurogrupo del 9 de julio, incluirá la necesidades de crear "bancos malos" o sociedades de liquidación de activos tóxicos, una idea ya contemplada en la última reforma financiera aprobada por el Ejecutivo en mayo.