El gobierno adeuda a las compañías constructoras de obras públicas unos 1.000 millones de lempiras (US$52,1M).

De manera reciente, las autoridades de la Cámara de la Industria de la Construcción (Chico) anunciaron que la Secretaría de Finanzas les pagó unos 930 millones de lempiras (US$48,4M) correspondientes a obras licitadas.

El presidente de la Chico, Alejandro Álvarez, expresó que los contratistas esperan la cancelación correspondiente a obras efectuadas con fondos externos y que la unidad ejecutora no inició el proceso de pago.

Existen otros contratos que no están contemplados en el Presupuesto General de la República, pero se ejecutaron con respaldo de Soptravi y el Fondo Vial.