La Secretaría de Industria y Comercio (SIC) de Honduras analiza un nuevo congelamiento de precios para frenar el aumento en el costo de la canasta básica.

Francisco Zelaya, titular de la SIC, dijo que está considerando presentar ante el Congreso Nacional un nuevo decreto de congelamiento, como el que se aprobó en noviembre pasado en Honduras.

"La verdad es que ha habido un alza" en los alimentos, reconoció Zelaya, pero recordó que esto es debido en gran medida "al aumento del petróleo a nivel mundial" y que también ha repercutido en Honduras, como país importador.

Dijo que el congelamiento dependerá de los resultados de los monitoreos de precios de la canasta básica a nivel nacional en productos como granos básicos y carnes de res, pollo y cerdo.

Con el congelamiento se buscará que los aumentos no sean excesivos y que los comerciantes no abusen de los consumidores.

Zelaya reconoció también que ante los aumentos de los carburantes "hay necesidad" de aumentar los productos, "pero nosotros vamos a hacer nuestro trabajo controlando (para que) no se vaya a exagerar o aprovechar la situación".

El funcionario dijo que han estado en comunicación con la fiscalía del Consumidor "y con ellos nos ponemos de acuerdo si es necesario o no es necesario (el congelamiento). La fiscalía lo que hace es sancionar a la gente" en caso de especulación, abuso o acaparamiento, recordó.

"En este momento ellos tienen aproximadamente unos cincuenta casos" de especuladores que están pendientes de sanción "y de lo que suceda hoy (con los monitoreos) podríamos trasladarle a la fiscalía resultados para que también tomen acciones de lo que les corresponde".

El bolsillo de los consumidores hondureños ha sido golpeado por los aumentos a estos productos básicos, entre ellos la leche en polvo.

Este lunes, los hondureños sufrieron un nuevo aumento a los precios de los combustibles, que viene a impactar no solo la factura energética en los hogares sino que también en el sector industrial.

La Ley para combatir la especulación y el acaparamiento en productos de la canasta básica aprobada en 2010 estuvo vigente durante 60 días y congelaba los precios de 33 productos.