El Banco Mundial entregará a finales de agosto los resultados de un estudio que elabora sobre el nuevo sistema de pago que el gobierno de Honduras usará para la compra de bienes y servicios.

La novedad anunciada por el secretario de Finanzas, William Chong Wong, es que a cada secretaría de Estado se le entregará una tarjeta de crédito para las adquisiciones requeridas.

La iniciativa fue lanzada el 10 de febrero anterior y, desde esa fecha, expertos del Banco Mundial han venido trabajando en la elaboración de la propuesta que presentarán a la administración de Porfirio Lobo Sosa para mejorar la transparencia en el sistema de pago, ya que de manera constante se denuncia tráfico de influencias de parte de algunos proveedores para lograr una rápida cancelación de las facturas de bienes y servicios que le prestan al Estado.

Con la tarjeta de crédito, se espera que los créditos sean cancelados en un plazo no mayor de 30 días.

Chong Wong dijo que han comenzado conversaciones con algunas emisoras de tarjetas de crédito para que les brinden ese servicio, el que esperan comenzar en dos meses.

En bienes y servicios, la administración central destina entre 3.500  (US$181 millones) y 4.000 millones de lempiras (US$207 millones) anuales, los que son cancelados a través de transferencias electrónicas bancarias.