Para incentivar la generación de empleos y desarrollo empresarial, así como ofrecer oportunidades a los jóvenes para que no abandonen el país, el gobierno de Honduras, a través de la Cancillería de la República, presentó el "Programa innovador de remesas solidarias y productivas".

Se trata de una iniciativa que busca reducir el flujo de la migración irregular en un segmento de la población entre 15 y 29 años, en situación de vulnerabilidad social, la que fue difundida en un evento en Florida, EE UU, y encabezado por el vicecanciller Alden Rivera y la cónsul hondureña en Miami, Lizette Hawit.

El proyecto es apoyado por el Programa de las Naciones Unidas (PNUD) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM). Estas instancias han tomando como modelo México, un país que cuenta con más de 10 años ejecutando programas similares.

La etapa inicial del programa se desarrollará en la zona centro occidental de Honduras, abarcando La Paz, Comayagua e Intibucá. Los inmigrantes hondureños enviaron 2,300 millones de dólares en remesas durante 2010.