Los capitalinos hondureños honraron sus tributos durante la ampliación del descuento del 10% por pronto pago en el impuesto de bienes inmuebles.

Entre los meses de abril y mayo, unos 8,000 contribuyentes aprovecharon la reducción de su factura aportando 130.000 millones de lempiras US$670M a las arcas municipales.

Fabricio Guillén, gerente de Atención al Cliente de la comuna, manifestó que se trata de una buena cifra, considerando que la factura anual de este impuesto es de 490 millones.

"Este es uno de los tributos que más cuesta recaudar, de no haber tomado la iniciativa de este descuento por 60 días, solo se hubiera recaudado 7,5 millones", recalcó.

Los ciudadanos tienen plazo hasta el mes de agosto para rendir este impuesto, sin embargo, ya no cuentan con el beneficio de reducir su factura con un 10% de descuento.

Con el cierre de este descuento se logró sobrepasar la meta de US$90 millones.