La administración del presidente Porfirio Lobo Sosa ha venido analizando una serie de alternativas para bajar la presión del endeudamiento interno sobre las finanzas públicas.

Entre las opciones anunciadas destacan la colocación de la deuda interna en dólares, el refinanciamiento y la venta a los organismos financieros internacionales. 

El endeudamiento público interno ha venido a profundizar la situación de las finanzas del gobierno central por la falta de capacidad de pago. 

Esa situación ha obligado a las agencias cooperantes radicadas en el país como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) a prestar asistencia técnica al gobierno de Honduras para encontrar algunas soluciones financieras.

Asimismo, ofrecieron asistencia a la administración Lobo Sosa para que actualizara la deuda interna después que sus antecesores recurrieron a la emisión de bonos para financiar el gasto público.

La advertencia de la amenaza que significaba la deuda interna sobre las finanzas públicas no es nueva, desde hace seis años los organismos de crédito internacional recomendaron a los gobiernos hondureños prudencia en el manejo del gasto, ya que se recurrió a la emisión de bonos para cubrir compra de materiales y suministros, así como para apoyo financiero a empresas públicas como la ENEE.

Un ejemplo de lo anterior es la emisión que realizó la administración del liberal Manuel Zelaya Rosales por la suma de 4.200 millones de lempiras (US$214 millones) para cancelar la deuda que mantenía la estatal eléctrica con los generadores privados de energía térmica. 

Además, en el gobierno anterior se encontraron 12.000 millones de lempiras (US$613 millones) en concepto de deuda flotante, o sea gasto corriente sin respaldo presupuestario.

El BCIE. El gobierno de Honduras tiene una lista de recomendaciones de instituciones nacionales e internacionales sobre algunas alternativas para el manejo del endeudamiento público interno.

Una de las últimas propuestas fue la realizada por el Banco Centroamericano de Integración Económica de financiar la deuda interna con un préstamo. Así lo revela un documento en poder EL HERALDO denominado “Informe semanal de financiamiento público”, elaborado por la Dirección General de Crédito Público (DGCP) de la Secretaría de Finanzas.

“Se realizó el correspondiente análisis de propuesta de financiamiento por parte del BCIE de financiar la deuda interna con un préstamo. Se llegó a la conclusión, en concordancia con lo expuesto por el asesor residente del Tesoro Americano, que es desfavorable tomando en cuenta las condiciones crediticias. En resumen, la deuda interna actual tiene una tasa promedio de 12%, mientras que las condiciones financieras para este préstamo, su tasa aproximada es de 19%”, concluye el reporte preparado por la DGCP.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha facilitado al gobierno de Honduras la asistencia técnica de Robert Burch. El funcionario estadounidense ha brindado a las autoridades hondureña una serie de formas para medir el riesgo del refinanciamiento. 

La propuesta del BCIE fue presentada al gobierno Lobo Sosa a finales del primer semestre de 2012, siendo turnada de inmediato a la comisión de crédito público, la que es integrada por técnicos del Banco Central de Honduras y de la Secretaría de Finanzas. 

Deuda interna. Al 31 de marzo de 2012, la Secretaría de Finanzas reportó que el saldo de la deuda interna fue de 48.465,9 millones de lempiras (US$2400 millones). Un 98% (47.519,6 millones de lempiras) era deuda bonificada y el restante 2% (946,2 millones) no bonificada.

En cuanto al vencimiento, el 16% de la cartera ,7.560,61 millones de lempiras (US$386 millones), expira en un período menor a un año, mientras que un monto mayor vence entre uno y cinco años, que representan el 82%, 39.819,85 millones de lempiras (US$2000 millones), y el restante 2.2% en plazos de seis años en adelante. 

El saldo de la deuda interna está compuesto en un 69% (33.441,4 millones de lempiras) a tasa fija mientras que el 31% (15.024,4 millones) restantes a tasa variable.

Si bien dicha composición refleja aún un riesgo medio en cuento a la volatilidad de la cartera, el saldo a tasa variable aumentó en un 6% con respecto a diciembre de 2011, concluye un reporte de la Secretaría de Finanzas. 

Agrega que “dado lo anterior se evidencia la existencia de un riesgo de refinanciamiento, lo cual podría crear una distorsión del mercado a mediano plazo y crea mayor presión al gobierno para mejorar la captación de recursos para dar cumplimiento a las obligaciones contraídas”. 

El secretario de Finanzas, Héctor Guillén, reconoce el peso de endeudamiento público y esa es la razón por la cual se buscan opciones como la colocación de deuda interna a largo plazo. Añade que están analizando otras alternativas en el mercado nacional e internacional.

De enero a marzo de 2012, el gobierno hondureño pagó 2.347 millones de lempiras (US$130 millones) en concepto de servicio de deuda interna, de los que 1.420 millones son intereses y 926,3 millones corresponde a capital. Durante 2011, el total pagado fue de 5.707,7 millones de lempiras, de los que 2.161,9 millones correspondieron a pagos de capital y 3.545,8 millones a pago de intereses y comisiones. 

El gobierno había propuesto al FMI que parte de los excedentes que generaran los “paquetazos” fiscales serían destinados para cancelar la deuda interna de corto vencimiento, lo que no pudo cumplir.