Tokio. El gobierno japonés rebajó por primera vez en seis meses las perspectivas de la economía en su evaluación de octubre, indicando que la desaceleración del crecimiento en todo el mundo estaba pesando en la producción y las exportaciones del país.

El análisis del gobierno se publica después de que el Banco de Japón mantuvo sin cambios su política monetaria e indicó que la economía continuaría con una recuperación moderada, aunque también destacó las crecientes amenazas de la crisis de deuda soberana europea y la debilidad de la economía.

"La economía japonesa aún está repuntando aunque el ritmo de la recuperación se desacelera, mientras siguen predominando dificultades debido al terremoto", dijo el gobierno en su reporte.

La tercera mayor economía del mundo entró en una recesión después del terremoto y el tsunami del 11 de marzo, pero la producción y las exportaciones se han estado recuperando en los últimos meses a medida que las empresas tomaban medidas para reanudar las cadenas de suministro y reabrir las fábricas.

El Gobierno dijo que las preocupaciones sobre un posible agravamiento de la crisis de deuda de la zona euro y la salud de la economía estadounidense, así como los volátiles mercados financieros, están ralentizando ahora esa recuperación.

El gobierno recortó su perspectiva de exportaciones, producción industrial y gasto de los hogares en octubre por primera vez desde abril, reflejando la inquietud que recogen los últimos informes de empresas y economistas.

"Aunque el equipamiento de transportes está ayudando a las exportaciones, los dispositivos electrónicos y la maquinaria general se están debilitando como consecuencia de la desaceleración económica mundial", dijo Shigeru Sugihara, director de análisis macroeconómico del Gobierno.

"Los mercados financieros globales, las economías de Estados Unidos y Europa, así como las exportaciones de Japón, se están debilitando más de lo que esperábamos en un principio", agregó.

El informe repitió su mensaje habitual de que espera que el Banco de Japón apoye a la economía "con una gestión apropiada y decidida de la política monetaria trabajando de manera estrecha con el Gobierno".

El banco central seguramente rebajará sus estimaciones de crecimiento en el informe semestral que publica este mes, según fuentes cercanas al asunto. El recorte podría allanar el camino para una mayor relajación de la política monetaria en el caso de que las condiciones económicas continúen deteriorándose.