Los mexicanos con inversiones en el extranjero, que no repatrien capitales antes del próximo miércoles 19 de julio, serán auditados y sancionados con multas, de entre 55% y 75% del Impuesto Sobre la Renta (ISR), omitido durante los últimos cinco ejercicios fiscales (2012-2016).

Esto lo advirtió Lizandro Núñez, Administrador General de Recaudación del Servicio de Administración Tributaria (SAT), en un taller para reporteros sobre Retorno de Inversiones. 

El funcionario federal dijo que quienes decidan mantener sus capitales en el extranjero,  serán detectados mediante los acuerdos de intercambio de información financiera y fiscal que México tiene suscritos con Estados Unidos (FATCA) y con otras 50 naciones y jurisdicciones (CRS).

Núñez aclaró que no es delito tener inversiones en el extranjero, pero deben ser declaradas. Además, explicó que debe acreditarse el pago del impuesto correspondiente, sea en el país donde se encuentran o en México. Por lo que es sólo en el supuesto de incumplimiento de las obligaciones fiscales en el que se aplicarán sanciones que incluyen actualizaciones, multas y recargos.

A partir de la premisa de que no es ilegal tener inversiones en el extranjero, puso como ejemplo el caso de un contribuyente que decida no repatriarla, mantenerla fuera de nuestro país, y dijo que esa persona será ubicada mediante acuerdos de intercambio de información con otras naciones y se procederá a calcular el impuesto omitido en cada ejercicio fiscal.

Tendríamos qué determinar el impuesto por cada uno de los ejercicios que tuvo el dinero allá… le calcularíamos a ese impuesto omitido recargos, actualización y multas, las multas varían, pueden ser del 70 por ciento de la contribución omitida actualizada… eso haríamos para 2012, 2013, 2014, 2015 y 2016… por cada uno de los ejercicios que ese dinero estuvo en el extranjero calcularíamos el impuesto con sus multas, su actualización y sus recargos, esa es la contingencia del contribuyente que decide no retornar”.

Informó que, de enero a junio de este año, 754 personas, de las cuales 730 son físicas y 24 morales, retornaron al país inversiones por un monto de 36 mil 753 millones de pesos, por los que el SAT recaudó mil 739 millones de pesos por concepto de Impuesto Sobre la Renta (ISR). Refirió que, en igual lapso del año anterior, se repatriaron mil 600 millones de pesos, lo que sugiere que el Decreto de repatriación de 2017.

Las cifras comparadas sugieren que el Decreto para la repatriación de capitales expedido en 2017 es más atractivo para los contribuyentes que el de 2016, lo que se explica por varios factores, entre los que destacan que, a diferencia del año anterior, cuando se tenía que pagar una tasa de 35% o 30% por el ISR del capital repatriado, ahora sólo 8%, de manera anónima, mientras que, en el ejercicio anterior, se publicó el nombre de los inversionistas.

“Pensamos que las cifras de repatriación de capitales observadas en 2017 seguirán incrementándose de manera importante, porque muchas personas esperan hasta el último momento para acceder a los beneficios que ofrecen decretos como el de repatriación de capitales”, dijo Núñez.