La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) modificó este lunes sus proyecciones de crecimiento de la economía mexicana para este año en un rango de 2% a 2,6%; anteriormente eran de 2,2 a 3,2%, dio a conocer el subsecretario de Hacienda, Fernando Aportela Rodríguez, al prensentar la evolución económica del país.

"Tenemos una economía donde el mercado interno está funcionando, pero el país enfrenta un entorno externo complicado y débil por el bajo desempeño de la industria estadounidense", dijo Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda en conferencia de prensa.

Lo anterior lo comentó ante la información que publicó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) sobre el crecimiento del PIB en el segundo trimestre del año, el cual cayó 0,2%, respecto del primer trimestre del año. En tanto, en términos anuales, se observó un crecimiento de 1,5%; es decir creció menos.

Cambian meta de déficit. Por otra parte, debido al bajo dinamismo de la economía mexicana, la SHCP decidió cambiar su meta de reducir los requerimientos financieros del sector público de 3,5% del PIB al 3%.

"Se mantiene las demás metas de déficit de los años que restan del sexenio, con lo que en 2018 se logrará la meta de déficit cero".

El inicio del crecimiento suave. La economía mexicana, la segunda mayor de América Latina, se expandió un 2,5% en el semestre en tasa interanual, enfrentada a una menor expansión de la economía de Estados Unidos, su principal socio comercial, y a menores precios del crudo, un importante producto de exportación.

"Es muy probable que esto sea el comienzo de un crecimiento más suave para México", dijo Benito Berber, analista para América Latina de la firma Nomura Securities, tras conocer las cifras. "La probabilidad de recesión va en aumento, pero tenemos que esperar", agregó.

El banco central mantuvo el 11 de agosto la tasa de interés clave intacta, en un 4,25%, en un comunicado en el que aseguró que el balance de riesgos para el crecimiento económico se ha deteriorado, entre los que destacó las futuras elecciones presidenciales en Estados Unidos.

México viene enfrentando en los últimos dos años una fuerte baja de sus ingresos petroleros, que representan alrededor de un 20% de los recursos del Gobierno, que lo ha forzado a reducir drásticamente el gasto público.

Hacia el 2017, el Gobierno contempla un recorte por 175.100 millones de pesos (cerca de US$10.000 millones), un monto que deberá confirmar cuando entregue al Congreso el presupuesto del próximo año, en septiembre.

* Con información de El Economista de México y Reuters.