El gobierno panameño está planteando un manejo diferente de los pasivos que corresponden al bono Panamá 2015.

Este instrumento por un valor de US$1.471 millones está colocado como parte de la deuda externa del país y deberá cancelarse en 2015 reporta el periódico Panamá América.

Del saldo a pagar a los tenedores de esta deuda, que cobran un interés de 7,25% al haber surtido de capital a Panamá, se plantea un refinanciamiento de unos US$100 millones del total.

Esto, al canjearlos sus dueños por instrumentos de Letras y Notas del Tesoro Nacional, que se mueven dentro del mercado de capitales doméstico.

La idea es colocar aproximadamente 50% de lo que se está venciendo a un plazo mayor y, además de esto, podrían ser unos US$100 millones los que traeríamos como mínimo al mercado doméstico por medio del canje, no sería todo porque sería excesivo, explico Diego Ferrer, estratega de la Dirección de Crédito Público del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).