El gobierno de Panamá expresó la expectativa de captar alrededor de US$150 millones en impuestos a través de la moratoria tributaria aprobada este viernes en el tercer debate de la Asamblea Nacional de Diputados.

La proyección la hizo el director nacional de ingresos, Publio Cortés, al comentar el beneficio de cancelación de tributos sin la exigencia de recargos, intereses o multas, y que se extenderá hasta el último mes de este año para los contribuyentes morosos hasta el 30 de septiembre pasado.

El ministerio de Economía y Finanzas indicó en un comunicado que la amnistía se aplicará también en el caso de las personas en litigio ante la Dirección General de Ingresos (DGI), el Tribunal Administrativo Tributario y la Corte Suprema de Justicia.

Igualmente se señaló que la amnistía podrá beneficiar a los contribuyentes omisos que por cualquier razón no hayan presentado sus respectivas declaraciones juradas de impuestos correspondientes a los períodos fiscales que debieron presentar a más tardar hasta el 30 de abril.

La cartera explicó que, con la moratoria, los contribuyentes deberán abonar un monto no menor al 50% de saldo adeudado, mientras que el resto deberán cancelarlo a más tardar el último día hábil del presente año.

Cortés señaló que la implementación del beneficio será simple, puesto que "sólo se requerirá que el contribuyente se presente en el período que está reglamentándose".

En el boletín se agregó que con el proyecto se busca producir ingresos adicionales a las arcas estatales para reducir el impacto adverso del déficit del Sector Público No Financiero, que totalizó US$1.510,5 millones en el primer semestre del año.

La iniciativa acompaña al recientemente aprobado plan gubernamental de contención de gastos por US$549 millones, y al efecto de modificaciones en el Código Fiscal y una reforma a una ley de 2008, que fija el límite del déficit del Sector Público No Financiero en 4,1% para el año fiscal 2014.