Asunción. El gobierno paraguayo advirtió este jueves sobre una "inminente crisis fiscal" por el exceso de gastos sin financiamiento que el Congreso está adicionando al presupuesto 2012, instando a los legisladores a la cordura para evitar un colapso en las cuentas estatales.

El presupuesto elaborado por el gobierno tenía previstos gastos por unos 46,6 billones de guaraníes (unos US$11.100 millones al cambio actual) pero la Cámara de Diputados aumentó la cifra a 49,8 billones de guaraníes.

"La magnitud del incremento no tiene precedentes (...) la versión del PGN 2012 aprobada por la Cámara de Diputados es financieramente inviable", dijo el Ministerio de Hacienda en un comunicado.

Los parlamentarios aprobaron un aumento salarial de 20% para todos los funcionarios estatales, que suman más de 200.000, y ajustes más importantes para docentes, empleados vinculados al área de la salud, policías y militares.

En contrapartida, rechazaron asignar más fondos para un programa estatal de transferencias condicionadas para familias pobres, considerado un proyecto insignia del gobierno del presidente Fernando Lugo.

El presupuesto debe ser analizado aún por el Senado y aprobado antes del 20 de diciembre.

Lugo está enfrentado con la mayoría opositora del Congreso y últimamente ha tenido roces con el ala conservadora de la alianza que lo llevó al poder.

"Estamos a un año de las (elecciones) internas de los partidos y se manejó todo con un criterio electoralista", dijo a la radio Monumental la diputada liberal Blanca Lila Mignarro, quien criticó los aumentos. Las elecciones generales se celebrarán en el 2013.

El ministerio dijo que "en lugar de constituir un castigo o una represalia contra el Ejecutivo, la situación creada por los aumentos irracionales se traduce en serios riesgos de liquidez y sostenibilidad fiscal a cortísimo plazo".

El ex ministro de Hacienda César Barreto dijo que el presupuesto aprobado por los diputados era "el peor en dos décadas".

"Esto va a significar una presión sobre la inflación el año que viene más importante de lo que nosotros habíamos considerado. Se van a encarecer los créditos y frenar la economía", dijo Barreto, quien es analista de una consultora privada y gerente de un banco local.

El presupuesto elaborado por el gobierno contemplaba un déficit fiscal de 1% y las autoridades esperaban financiarlo con la aprobación de nuevos impuestos como el Impuesto a la renta Personal y un tributo a la exportación de granos en estado natural.

El Ministerio de Hacienda no divulgó una estimación de déficit con los nuevos gastos. El Congreso no tiene previsto el tratamiento de los nuevos gravámenes en el corto plazo.

La economía paraguaya crecería 4,0% este año, según las últimas estimaciones oficiales.