La Secretaría Técnica de Planificación (STP) de Paraguay tiene planeado este año hacer una revisión de los costos de la canasta básica de alimentos, bienes y servicios que permiten calcular la pobreza y la pobreza extrema del país. El anuncio se da luego de publicaciones realizadas por ABC Color en las que se cuestionaban los indicadores oficiales del gobierno.

Así lo confirmó el titular de la STP, José Molinas. Según la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC), la medición de la pobreza se realiza de la siguiente manera: sobre la base de las Encuestas de Hogares, se estiman las proporciones de población en situación de pobreza, a través del método de la línea de pobreza que define a la población pobre como aquel conjunto de personas residentes en hogares cuyo nivel de bienestar (expresado a través del ingreso) es inferior al costo de una canasta básica de consumo (conjunto de bienes y servicios que satisface los requerimientos mínimos para la sobrevivencia humana). El costo de esta canasta se denomina línea de pobreza.

La línea de pobreza generalmente se construye estimando primero el costo de una canasta básica de alimentos cuyo contenido calórico y proteico satisfaga los requerimientos nutricionales, para luego añadirle el costo de la canasta básica no alimentaria (compuesta de otros bienes y servicios esenciales relacionados con la vivienda, vestido, educación, entre otros). El costo mensual por persona de la canasta de alimentos se denomina línea de pobreza extrema; y el de la canasta total, línea de pobreza total.

El último informe de pobreza disponible, que corresponde al año 2011, indica que el costo de esta canasta básica (de alimentos, bienes y servicios) estaba en G. 438.954 mensuales (US$97,1) por persona. La persona cuyo ingreso no superaba esta cifra era pobre.

La canasta de alimentos estaba en G. 284.088 mensuales (US$62,8) por persona. La persona que no alcanzaba este ingreso, era catalogado como pobre extremo.

Lo que se hará. Molinas explicó que la canasta que mide la pobreza extrema y la pobreza total se basa en encuestas de ingresos y gastos que se hicieron en 1997-98 y que fueron ajustadas por el Índice de Precios del Consumidor (IPC) que emite periódicamente el Banco Central del Paraguay (BCP). Aclaró que como el IPC no es nacional (solo área metropolitana), se usa el dato disponible.

Recordó que hace poco (2011, decía Molinas, aunque aclaró que no recordaba el año exacto), el BCP hizo una encuesta de ingresos y gastos para actualizar su canasta del IPC. Anunció que con base en estos nuevos datos actualizarán la canasta (alimentos, bienes y servicios) que se usa para calcular la cantidad de pobres y pobres extremos. En términos prácticos, es recalcular cuánto cuesta esta canasta básica de alimentos, bienes y servicios.

Aclaró que periódicamente se debe realizar este trabajo. De lo dicho se desprende que una vez actualizados los datos, podrían variar las cantidades y porcentajes de pobres y pobres extremos (indigentes).

Según los últimos datos disponibles del 2011, hasta aquel momento había 2.096.473 pobres (32,4%), de los que 1.165.745 (18,0%) eran pobres extremos.