El viceministro de Agricultura, Andrés Wehrle, y el titular del Indert, Marciano Barreto, pidieron este lunes a representantes del Banco Mundial el financiamiento de un nuevo Catastro Nacional. Se habla de US$25 millones.

Aunque en esta oportunidad no se habló de montos, el presidente del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), Ing. Marciano Barreto, había adelantado que para el 2012 se prevé una inversión de alrededor de 25 millones de dólares en un nuevo catastro.

El pedido fue presentado a los representantes del Banco Mundial (BM), que forman parte del Banco en el país, Robin Rajack, especialista senior en administración de Tierras y gerente de Estudio, y Fernando Galeano, especialista en administración de tierras.

“El catastro es considerado una necesidad prioritaria para nosotros, que servirá como punto de partida para atender el acceso y la regularización de tierras, además de la legalización de títulos de propiedad y arraigo a favor de familias campesinas”, apuntó Barreto.

Con el objetivo de preparar un proyecto y propuesta a futuro referente al tema tierra en el Paraguay, el Banco Mundial realizará un estudio y diagnóstico a base de ejes específicos que resulten del consenso entre las instituciones de nuestro país involucradas en el tema, señalaron los representantes del organismo multilateral.

La reunión con los representantes del BM fue en el Indert y estuvieron presentes, además de Barreto, el viceministro de Agricultura, Andrés Wehrle, y la coordinadora de la Unidad de Economía Social del Ministerio de Hacienda, Verónica Serafini.

Las autoridades informaron a la misión del BM que actualmente en nuestro país existen demandas, como el acceso a tierras para unas 78.000 familias y regularización y legalización de tierras para otras 70.000 familias rurales, las que deben ir acompañadas de políticas y estrategias públicas que favorezcan el arraigo.

El viceministro Wehrle señaló que en la oportunidad se destacaron tres ejes considerados de vital importancia para el tema de tierra en el Paraguay, los que sentarán las bases para iniciar un estudio y diagnóstico: 1) la dinámica de la tierra y su uso; 2) el impacto que está teniendo la agricultura empresarial y la agricultura familiar campesina y su relación con el medio ambiente, y 3) el análisis de la urbanización, como la migración de familias campesinas a los centros urbanos y las dinámicas agrícolas que generan un crecimiento urbano por el desarrollo agrícola. Recordemos que el país ya invirtió más de 60 millones de dólares en el Catastro Nacional en gobiernos anteriores.