El panorama económico para Honduras es halagador. El gobierno del presidente Juan Orlando Hernández estima que el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá entre 3,1% y 3,5% durante 2014, superior al 2,6% del año anterior.Los pronósticos oficiales coinciden con las conclusiones de la misión técnica del Fondo Monetario Internacional que realizó la Consulta del Artículo IV de Honduras.

“En 2014 se espera que el crecimiento económico suba a un 3%, impulsado por condiciones externas más favorables, la disipación de la incertidumbre política y una mejora en la confianza del sector privado”, reza una de las partes del comunicado emitido por el FMI el pasado 8 de abril. El Banco Central de Honduras (BCH) divulgará en los próximos días el Programa Monetario 2014-2015, en donde se plasmarán las metas indicativas de corto plazo, entre ellas el PIB.

Sin embargo, EL HERALDO tuvo acceso al documento “Plan estratégico de gobierno 2014-2018”, el que fue preparado por la Secretaría de Estado de Coordinación General de Gobierno. La estructura del plan, el que está contenido en 54 páginas, comprende el contexto macroeconómico; la definición de los objetivos estratégicos, vinculadas con los siete sectores que conforman la nueva estructura de la administración pública; los objetivos específicos y los resultados esperados que corresponden a cada uno de los subsectores. ProyeccionesUno de los componentes del plan estratégico más importantes es el marco macroeconómico y entre sus objetivos destaca elevar la tasa de crecimiento del PIB a niveles superiores que el crecimiento poblacional.

El gobierno hondureño ha definido dos escenarios: uno pasivo que incluye únicamente el impacto de la Ley de Ordenamiento de las Finanzas Públicas, Control de Exoneraciones y Medidas Antievasión (Decreto 278-2013) y otro activo que considera la adopción de reformas estructurales para promover un ambiente macroeconómico estable, que permita recuperar el terreno perdido en la consolidación de las finanzas públicas y de competitividad.Bajo el escenario uno se espera que durante 2014-2018, el PIB de Honduras cuantifique un crecimiento real de 3,1% anual, muy cercano al 3,5% del período 1978-2013.

Con el escenario activo, como resultado de la adopción de nuevas políticas y reformas, se espera un crecimiento promedio de la producción de 4,4% anual durante 2014-2018.

Por el lado de la demanda agregada se anticipa que las exportaciones de bienes y servicios en términos reales observen un crecimiento promedio de 6% anual. Además, el gasto destinado a la inversión fija bruta tenga una expansión promedio de 3% anual, mientras que el consumo total crecería a un ritmo de 1,8%, de acuerdo con el escenario pasivo.

Con el segundo escenario se espera que las exportaciones observen un crecimiento promedio de 6.9% anual. Se anticipa que el gasto destinado a la inversión fija bruta tenga una expansión promedio de 7,1% anual, mientras que el consumo total crecería a un ritmo de 3,3% por año.

Con respecto a la inflación, se considera un rango consistente con la meta del BCH, alrededor de 5,1% promedio anual, según el primer escenario. En el ámbito fiscal, se establece que como resultado del proceso gradual y sostenido de ajuste de las finanzas públicas, el déficit fiscal oscilaría en un rango entre 3,4% del PIB.

Este comportamiento es consistente con el objetivo de la administración Hernández de realizar esfuerzos para disminuir el deterioro de las finanzas públicas. Adicionalmente, la aplicación de la reforma fiscal aprobada por el gobierno del ex presidente Porfirio Lobo Sosa (Decreto 278-2013) contempla una serie de disposiciones fiscales para aumentar los ingresos y reducir el gasto público.

El segundo escenario contempla que debido a la mayor expansión de la actividad económica se espera que en el período la inflación se ubique dentro del rango meta del BCH de 6% anual. Consistente con la meta de inflación la Tasa de Política Monetaria (TPM) oscilaría en 5,2%, ajustándose en respuesta a la debilidad del entorno internacional y a los choques adversos a los términos de intercambio, así como a la presión sobre las reservas internacionales.En política fiscal, se establece que, al igual que con el escenario pasivo, se mantendrá un proceso gradual y sostenido de ajuste de las finanzas públicas, para alcanzar el déficit del gobierno central en 3,1% del PIB.

Esto asume que la política monetaria deberá ser consistente con los movimientos de liquidez originados por motivos fiscales. La política de deuda pública contempla revisar y mejorar la estrategia de administración de los costos y riesgos del servicio del portafolio de deuda.Se usarán instrumentos de reasignación del gasto público, mostrando cautela principalmente en el gasto corriente.

De igual manera, se ha priorizado el gasto en áreas estratégicas como infraestructura e inversión social pública.Finalmente, el escenario uno estima que en el mediano plazo, la balanza en cuenta corriente de la balanza de pagos se ubicará en niveles sostenibles, el déficit rebasaría el 8,7% del PIB, financiado con el superávit de la cuenta de capital por los mayores flujos de inversión extranjera directa, lo cual permitirá mantener la cobertura de las reservas internacionales en 3,2 meses de importación.

El segundo escenario contempla que como resultado del mayor dinamismo del sector exportador, beneficiado por la mejora del clima de inversión, se espera que el déficit externo debería ubicarse alrededor de 8,1% del PIB, financiado en buena medida por la mayor entrada de la inversión extranjera directa, sumado al crecimiento de las remesas familiares.Además el reforzamiento esperado para apoyo de la balanza de pagos y del presupuesto concedido por organismos multilaterales y la Unión Europea, que se estima alcance entre US$250 y US$300 millones, recursos básicos para financiar el déficit externo y para fortalecer las reservas internacionales. En este sentido, apoyado por una política cambiaria que propicie un tipo de cambio real competitivo, se mantendrá una relación de 3,5 meses de importaciones como cobertura del saldo de las reservas internacionales netas.