El tema inflación volvió a estar por segundo lunes consecutivo en la agenda del presidente de la república, lo que muestra el nivel de alerta que tiene el poder ejecutivo. Esta vez el foco estuvo en el gasto estatal.

A la preocupación que había mostrado José Mujica ante sus ministros por la suba de precios de productos de la canasta y su incidencia en el IPC, se sumó este lunes el manejo del “gasto público”, otro de los factores que inciden directamente sobre la inflación.

Desde el gobierno se informó que para alinear el objetivo inflación, la próxima rendición de cuentas será “austera y con gasto acotado”. Mujica incluso le advirtió este lunes a sus ministros que si es necesario dejar de lado algún gasto previsto, así se hará, informó un allegado al mandatario.

Uno de los recortes vendrá por el lado de evitar las contrataciones de personal.

Para el presidente, la “preocupación central” en la rendición serán “los jóvenes, la educación y el trabajo”. Por ello encomendó tomar medidas que logren seducir a los jóvenes para que permanezcan en el sistema educativo y lograr reinsertar a quienes abandonaron los estudios. A su turno, el ministro Fernando Lorenzo (Economía) comentó que la Rendición de Cuentas deberá dar “una fuerte señal en términos fiscales”.

Luego, en conferencia de prensa, el ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, informó que el presidente pidió que haya un manejo “extremadamente prudente del gasto público” y que se trabaje en ese sentido con “el máximo rigor”. Brenta comentó que no se propuso un recorte específico pero si que cada ministerio trabaje con la máxima eficiencia en la administración de los recursos presupuestados y adicionales. Los ministros “recibieron el mensaje sobre cómo armar sus presupuestos”, dijo una fuente oficial.

También pensando en contener la inflación, Lorenzo y Tabaré Aguerre (Ganadería), avanzan “en agilizar la importación” de productos agrícolas sobre los que puede haber faltante en los meses de invierno.

Ricardo Aldabe, director general de la granja, del Ministerio de Agricultura, informó que en estos días “se están otorgando más permisos (que los habituales) de importación para papa y cebolla”. “Los importadores están solicitando más autorizaciones pero no quiere decir que vayan a concretar los negocios” aclaró. Desde enero a la fecha se importó 3.000 toneladas de papa y 1.000 toneladas de zanahorias.

En ese sentido, Alfredo Pérez, del Observatorio Granjero del Mercado Modelo, informó que el precio de la papa al público está este martes 50% más cara que en 2010 y la cebolla al doble de lo que se pagó el año pasado. Pérez comentó que en frutas y hortalizas los precios que llegan a la población se ubican entre 50% y 100% por encima del valor del mercado mayorista.

Según cálculos de El Observador, los alimentos y bebidas que integran la canasta de consumo con la que se elabora el IPC, deberían bajar 3,5% para impactar en un punto a la baja en la inflación. Las carnes (de vaca, pollo, cerdo y pescado) tendrían que bajar 20%, o el pan y cereales 21% para que el IPC caiga un punto porcentual.

La estrategia oficial para contener la inflación se pensó una vez conocido el IPC de marzo (1,42%) que llevó el valor anualizado a 8,17%, es decir por fuera de la meta del Banco Central, que previó una inflación de 6% para fin de año.

Desde el Comité de Política Monetaria se decidió elevar la tasa de referencia a 7% y en el Poder Ejecutivo se habló a comienzos de mes de establecer “acuerdos de precios” como ya se hizo en 2008 para intentar contener subas de productos sensibles. Ese camino fue apoyado por variosministros, según dijeron fuentes oficiales.

Incluso, el subsecretario de Economía, Pedro Buonomo, comentó la semana pasada que valora “como exitosa” esa experiencia. El lunes 5, Buonomo señaló que “se mantendrá una política fiscal rigurosa; sería sustentable y consistente con la política monetaria”. Dijo que hay otras medidas que se pueden analizar como cuando el gobierno buscó acuerdos de precios junto con privados. “Esa medida fue exitosa y en algún momento se puede retomar; no la descartamos. Confiamos en que la inflación se encauzará en los plazos previstos” dijo Buonomo a El Observador.

También está claro que Economía descarta “un control de precios”, que es algo totalmente distinto a buscar acuerdos, informó Lorenzo el miércoles 6 en un almuerzo de la Asociación de Dirigentes de Marketing.