El gobierno de Uruguay anunció que enviará al parlamento esta semana un proyecto de ley para sustituir el Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR), que en febrero declaró inconstitucional la Suprema Corte de Justicia.

Homero Guerrero, secretario de la Presidencia, dijo que en la reunión del gabinete productivo, esta tarde, hubo "total acuerdo" en la elaboración del texto que gravará el patrimonio rural, y que busca financiar los caminos de las zonas rurales.

Señaló a la prensa que el texto "quedará pronto", en 48 horas, cuando se presentará ante el órgano que agrupa a los 19 gobiernos locales del país (Congreso de Intendentes) y luego al parlamento.

Guerrero explicó que el universo de personas que pagará el impuesto proyectado y el monto a recaudar "es el mismo" que el que planteaba el ICIR.

En la reunión del gabinete productivo participaron en la Torre Ejecutiva -sede presidencial en Montevideo- los ministros y representantes de la cartera de Ganadería, Economía, Turismo, Industria y Trabajo.

El ICIR, que gravaba las propiedades superiores a las 2.000 hectáreas, buscaba mejorar la infraestructura y la caminería del medio rural, y fue declarado inconstitucional por desconocer la autonomía de los gobiernos departamentales.

El presidente José Mujica defendió días atrás la "moralidad" del impuesto, más allá de los cuestionamientos formales de la Corte.

De acuerdo con estimaciones oficiales, el ICIR afectaba a menos de 1.500 de los más de 50.000 productores rurales del país.

El gravamen fue aprobado por el parlamento en 2011, sólo con los votos de la coalición de izquierda oficialista Frente Amplio (FA).