Pasar al contenido principal
Gobierno uruguayo recibe elogios por operación de deuda
Lunes, Diciembre 19, 2011 - 09:17

Las principales calificadoras de riesgo ven positiva la operación, pero no hace más que afirmar su posición actual respecto a la deuda uruguaya: todavía queda un trecho por recorrer antes de obtener el grado inversor.

La operación de canje de deuda y emisión de títulos en unidades indexadas (UI) dejó en claro la división de criterio entre los operadores de mercado y las agencias calificadoras. La última iniciativa confirmó que el gobierno cuenta con la confianza de los inversores tanto locales como internacionales y sin embargo, no logra seducir a las calificadoras de riesgo, que todavía se resisten a reconocer a Uruguay como un país seguro en el largo plazo para la inversión.

Durante la presentación de los resultados de la emisión de US$2.000 millones de deuda en UI con vencimiento en 2028 –que incluyó el canje de US$725 millones en títulos de más corto plazo–, el ministro Fernando Lorenzo conminó a las agencias de riesgo a que reevaluaran la calificación de Uruguay a la luz de los resultados de la operación.

“Esperamos que, de una vez por todas, algunos de los que evalúan cuál es la situación de la República en materia de endeudamiento, den cuenta de los progresos y los avances realizados por nuestro país”, sostuvo. Pero la respuesta no fue la que el ministro esperaba.

Las principales calificadoras de riesgo ven positiva la operación, pero no hace más que afirmar su posición actual respecto a la deuda uruguaya: todavía queda un trecho por recorrer antes de obtener el grado inversor.

Según dijo a El Observador el analista Erich Arispe, desde Nueva York, “es una operación que claramente ha demostrado confianza grande en el país”, y agregó: “Reafirma manejo hábil y proactivo de la deuda pública”.

Sin embargo, señaló, se necesita mucho más que reducir la dolarización de la deuda y mejorar el perfil de vencimientos para obtener el reconocimiento. La dolarización del sistema financiero, una inflación de 8,4% –muy por encima de la meta oficial– y una deuda neta todavía elevada, constituyen serias debilidades del país para la consultora.

“Reconocemos el avance, pero todavía falta por mejorar”, explicó. Al compararlo con otros países que tienen grado inversor, sostuvo que Uruguay todavía se encuentra por debajo en varios indicadores.

Lo mismo expresó el analista de Standard & Poor’s, Sebastián Briozzo, desde Buenos Aires. Según reconoció, el momento que Uruguay eligió para salir al mercado –en medio de una importante volatilidad e incertidumbre a nivel global, debido a la situación europea–, “es percibido como un factor muy positivo en vista de los resultados obtenidos”.

Pero sostuvo que la continuación de la estrategia de desdolarización y mejora del perfil de endeudamiento ya estaba parcialmente incorporada en su corrección de julio, cuando llevó la calificación uruguaya a BB+, un solo peldaño por debajo del grado inversor. Lo mismo señaló el analista Michael Heydt, de la calificadora canadiense DBRS, desde Nueva York.

Briozzo añadió que será fundamental para una nueva suba, “la capacidad de resiliencia que demuestre la actividad económica uruguaya durante la crisis internacional” y a la desaceleración de la región, porque de esa manera tiene que demostrar su “independencia de los sucesos externos”.

Aun así, el vicepresidente Danilo Astori declaró el jueves sus expectativas de que en “los primeros meses” de 2012, las calificadoras le den a Uruguay el grado inversor.

El mercado

“Un golazo”, “impresionante”, “un éxito desde todo punto de vista”; fueron algunas de las expresiones entre los operadores y analistas de mercado –tanto locales como internacionales– consultados sobre el resultado de la operación del gobierno.

“Confianza” es la palabra que más se repite. Entre los agentes locales corre el rumor de que uno de los principales fondos de inversión a nivel mundial, Black Rock, se hizo con US$ 500 millones en el bono 2028 en UI, colocado por el gobierno la semana pasada. “Para que un fondo ponga una orden de esas características en un bono uruguayo tiene que haber confianza”, señaló un operador.

La evolución en el precio de los títulos uruguayos da cuenta de esa situación. El índice de bonos globales en dólares Bvmbg de la Bolsa de Valores de Montevideo (BVM) registró un aumento de 16% en lo que va del año, con una suba de 9,4% en el segundo semestre del año, a pesar de la volatilidad externa y la aversión al riesgo de los inversores internacionales. El indicador toca hoy sus máximos históricos.

Para el analista financiero Andrés Escardó, “hay avidez por nuestra deuda y los inversores ven con buenos ojos lo que se hace en Uruguay a nivel macroeconómico”. De hecho, sostuvo, la demanda por títulos uruguayos dificulta al mercado la operativa con títulos de baja liquidez. “Los bonos en dólares han desaparecido” porque los inversores no quieren venderlos y solo se puede encontrar en el mercado los títulos de mayor circulante.

Hoy Uruguay tiene un diferencial de riesgo respecto a los bonos estadounidenses de 210 puntos básicos, según el índice EMBI+ elaborado por JP Morgan. Brasil y Perú, que poseen el grado inversor, pagan un spread de 219 y 222 puntos básicos.

El socio director de la consultora financiera Investo Consulting, Alejandro Van Cleef, sostuvo que “el mercado se desacopló de las calificadoras de riesgo” y eso lleva a que obtener el grado inversor no conduzca de por sí a una mejora de los precios. Señaló además que en el contexto actual, “hay una cierta resistencia de las calificadoras a hacer un upgrade importante”, como es el paso al grado inversor, y por lo tanto, será difícil convencerlas en el corto plazo.

Por su parte, el profesor de la Universidad de Columbia y ex economista jefe del BID, Guillermo Calvo, dijo a El Observador que “el país se merece mucha confianza desde el punto de vista macroeconómico”, pero “los que no merece mucha confianza son los países que Uruguay comercia”.

“Es sorprendente que a pesar de ello se haya conseguido esa refinanciación” en la operación de canje, señaló

Autores

OBSERVA.COM