Reuters. El ministerio de Finanzas de Venezuela adjudicó US$3.000 millones del bono soberano con vencimiento al 2026 lanzado la semana pasada, lo que permitirá al gobierno recaudar recursos antes de las elecciones de 2012.

Esta emisión es la segunda de este año luego (en Julio se adjudicaron otros US$4.200 millones). Es la emisión 17 desde que Chávez está en el poder.

El 40% de la actual emisión fue destinada a empresas productoras de bienes esenciales como alimentos y medicinas, que recibieron el 100% de sus solicitudes de entre US$3.000 -el monto mínimo de la oferta- y US$1,48 millones.

Por su parte, los inversionistas, personas naturales y jurídicas que solicitaron US$3.000 recibieron la mitad de las posturas, mientras que dentro de esta categoría quienes pidieron más del monto mínimo de la oferta quedaron fuera de la subasta.

Las entidades bancarias y seguros administrados por el Estado recibieron casi el total de su demanda.

La emisión, destinada a recaudar fondos para gasto público en agricultura y empleo antes de los comicios presidenciales donde Chávez buscará su reelección, se une a US$8.000 millones colocados por la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA), lo que suma US$15.200 millones en operaciones con bonos venezolanos este año.

"El misterio más grande es por qué la República está emitiendo y por qué hubo tal apuro para anunciarlo, en un momento en el cual los mercados emergentes han estado colapsando alrededor de todo el mundo", dijo Russ Dallen, de la firma de análisis e inversión BBO, en una nota a clientes.

Empresas y particulares suelen responder masivamente a las operaciones de deuda venezolana para obtener divisas a un tipo de cambio intermedio entre la tasa oficial de 4,3 bolívares por dólar y el precio del billete verde en el mercado negro.

No obstante, analistas consideraron que el grueso de las solicitudes de firmas privadas y personas naturales quedaron excluidas del criterio de asignación en esta operación, mientras se privilegió a las estatales.

"Parece no haber otra razón para el Gobierno para aumentar su gasto que la de impulsar artificialmente la economía con miras a las elecciones presidenciales del 2012", agregó Dallen.

Los portales y oficinas de los bancos, principales agentes de colocación de la emisión, colapsaron durante los dos días que tuvieron los inversionistas para colocar sus órdenes de compra.

La liquidación de la oferta se realizará el próximo viernes 21 de octubre.