Para el ejercicio fiscal de 2013 el gobierno venezolano modificará su política de endeudamiento, al preferir para el próximo año acceder a un mayor financiamiento externo que interno.

Esto quiere decir que posiblemente, la República ejecute directamente emisiones de bonos en divisas en el mercado internacional.

Durante 2012 el Fisco nacional utilizó en gran medida la colocación de deuda pública interna para obtener mayores ingresos en bolívares, para atender el alto gasto en que incurrió el Ejecutivo. De esta manera, obvió el mecanismo de las emisiones de bonos bolívar-dólar para proveer de divisas al sector privado nacional, y solo se realizaron operaciones privadas entre Pdvsa y el Banco Central de Venezuela (BCV) para abastecer al Sitme.

En el proyecto de Ley de Presupuesto para el ejercicio fiscal 2013 se observa que el Gobierno prevé utilizar 55.081 millones de bolívares (US$12.808,9 millones) de la deuda prevista en financiamiento externo y 16.646 millones de bolívares (US$3.870,9 millones) en financiamiento interno.

El documento detalla que durante este año la proporción del financiamiento utilizado fue distinta. En 2012 la deuda en el mercado externo se calculó en 6.891 millones de bolívares (US$1.602,4 millones), mientras que la interna en 58.288 millones de bolívares (US$13.554,7 millones).

El ministro de Planificación y Finanzas, Jorge Giordani, afirmó recientemente que el endeudamiento se ha realizado en el contexto del cumplimiento de objetivos macroeconómicos centrados en el impulso de las emisiones de deuda interna.

"Emisiones que al realizarse de forma continua y ordenada, previo establecimiento de un cronograma de subasta, garantizan la igualdad y la transparencia en la información disponible a todos los inversionistas locales y fomenta la participación de los mismos", manifestó.

Agregó que esta política de emitir un mayor monto en bonos de deuda pública en el mercado interno es una clara muestra "de la confianza que se tiene en la economía nacional".

Giordani alegó, igualmente, que con esta estrategia ejecutada en los últimos años, se "ha reducido el riesgo del portafolio de la deuda de la nación".

¿Más bonos en dólares?. El hacer un mayor uso del financiamiento externo no necesariamente amerita que se ejecuten colocaciones de títulos en divisas. Sin embargo, al hacer un ejercicio sobre lo que significa ese monto en divisas (US$12.809 millones), esto equivaldría a cuatro emisiones bolívar-dólar de $3.500 millones.

Algunos analistas sostienen que para el próximo año el Fisco venezolano requerirá mayores recursos en divisas para hacer frente a sus compromisos de deuda, ya que se esperan importantes vencimientos del bono Pdvsa 2013 en noviembre (US$1.783 millones) y del Global 2013 en septiembre (US$1.558 millones).

El proyecto de Ley de Endeudamiento prevé pagos por servicio (intereses más capital) de deuda interna y externa en 2013 por el orden de los 30.040 millones de bolívares (US$6.985,7).

El director de Econométrica, Ángel García Banchs, resaltó que para el próximo año se esperan US$5.000 millones más en vencimiento de deuda.

"Esto significa que muy probablemente las autoridades coloquen deuda de forma distinta a lo realizado este año. Es muy probable que una buena parte de esa deuda en divisas la coloquen directamente en el exterior para conseguir dólares frescos".

Explicó que cuando una nación utiliza el financiamiento externo significa que emitirá títulos en moneda extranjera o en divisas.

"Estas cifras hacen suponer que la República ofertará papeles y los colocará directamente en el exterior, algo que el país tenía mucho tiempo que no realizaba. De esta manera obtiene los dólares rápida y directamente, los cuales pueden ser depositados en las reservas del BCV para luego ejecutar los pagos".

El peso. La jefa de la Oficina Nacional de Crédito Público, Beatriz Bolívar, dijo el pasado lunes en la Asamblea Nacional que el comportamiento de la deuda pública muestra que "se ha disminuido la vulnerabilidad externa y que la política de deuda se enfocó en el mercado local".

Informó que la deuda del Gobierno central equivale a 28% del Producto Interno Bruto, pero que con las acreencias correspondientes a Petróleos de Venezuela, que alcanzan US$40.000 millones de dólares, el peso total de la deuda llega a 40% del PIB.