Caracas. Pese a la creciente emisión de bonos que ha encendido algunas alarmas entre analistas e inversores, Venezuela dijo este lunes que no ve un riesgo de default a mediano o largo plazo debido a que la estabilidad de los precios del petróleo aleja al país de un colapso.

La directora de crédito público del ministerio de Finanzas sostuvo en una sesión legislativa que el riesgo de incumplir los pagos de deuda es mínimo debido a que no existe concentración de amortizaciones y aseguró que el país seguirá con su actual política de endeudamiento.

Los analistas han expresado algunos temores por la seguidilla de vencimientos de bonos entre 2016 y 2017, tanto de la petrolera estatal Pdvsa como del país.

"No estamos en riesgo de default. La estabilidad de los precios del petróleo, así como los otros ingresos que se encuentran reflejados en el presupuesto 2012, aseguran y alejan totalmente una crisis a mediano o largo plazo", dijo Beatriz Bolívar a la comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional.

"No se hallan concentraciones importantes de las amortizaciones (...) Observamos que mejoramos la estructura de la deuda", añadió.

El viernes, el precio de la cesta petrolera venezolana anotó su cuarta semana consecutiva de alzas y el barril de crudo y derivados promedió US$106,50, lo que colocó el acumulado del año en US$99,98 por barril.

Venezuela estructuró los presupuestos del 2011 y 2012 con un precio de barril de crudo de US$50.

Bolívar defendió la política de endeudamiento del país petrolero, a la que calificó de "prudente", pese a las críticas de opositores y analistas, que consideran excesivo el nivel de deuda en un escenario de altos precios del petróleo.

Venezuela emite con frecuencia bonos de deuda denominados en dólares comprables en bolívares para aliviar la presión de un estricto control de cambio instaurado en 2003, pero esto ha terminado por incrementar a más de US$10.000 millones al año lo que paga el país en intereses y servicio de deuda.

Más gasto, ¿más deuda? Venezuela está a las puertas de las cruciales elecciones presidenciales del 2012, en las que el presidente Hugo Chávez buscará su tercer período presidencial, por lo que analistas consideran que el gasto público, en parte financiado con deuda, se incrementará al ritmo de la campaña

El gobierno calculó que el gasto subirá a 297.837 millones de bolívares en 2012 (unos US$69.264 millones), lo que implica un alza de 46% con respecto a lo fijado para este ejercicio.

La mayor parte de los recursos provendrán de ingresos ordinarios -petróleo e impuestos-, mientras que a través de endeudamiento interno y externo se recaudarían unos 81.719 millones de bolívares (unos US$19.000 millones).

"La política de endeudamiento durante los últimos años ha estado enfocada en emisiones (de bonos de deuda) en el mercado local, continuaremos con esa política para los próximos años", sostuvo Bolívar.

Analistas esperan que Pdvsa realice una operación de deuda antes de que finalice el año, aunque el ministro Rafael Ramírez dijo que no estaba planeada una emisión para lo que resta del 2011 .

"No descartamos una operación de deuda antes del fin de año, considerando particularmente la gran expansión fiscal que el Gobierno está haciendo de cara a la elección presidencial", escribió Alejandro Grisanti, analista de Barclays Capital.

En lo que va del año, las emisiones de Pdvsa, sumadas a las colocaciones de deuda soberana venezolana, llegan a US$15.167 millones, el mayor monto lanzado por un país latinoamericano en el 2011.