Luxemburgo. Los 16 gobiernos que usan el euro terminaron el lunes los detalles de un programa de préstamos de rescate por 500.000 millones de euros para los miembros de la zona euro, al tiempo que pidieron implementar medidas de ajuste fiscal adicionales para restaurar la confianza del mercado.

Los rendimientos de los bonos de gobiernos de la zona del euro repuntaron recientemente a medida que aumentaba el nerviosismo entre los inversionistas por las continuadas negociaciones técnicas sobre un amplio plan acordado el mes pasado por ministros de Finanzas de la Unión Europea.

Dicho plan creará un "vehículo de propósito especial" de 440.000 millones de euros respaldado por una serie de garantías gubernamentales, que obtendría financiamiento en los mercados financieros y emitiría préstamos a gobiernos de la zona del euro en problemas de ser necesario.

"No existe incertidumbre sobre la capacidad del área del euro para cumplir con su promesa de proveer hasta 440.000 millones de euros de asistencia condicional, de ser necesario, a países que enfrentan graves dificultades", dijo el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, en una conferencia de prensa tras la reunión.

Los gobiernos de la eurozona garantizarán los 440.000 millones de euros proporcionalmente a su participación en el Banco Central Europeo, más 20% adicional para asegurar que el fondo sea capaz de devolver los préstamos a los acreedores si un gobierno de la eurozona no puede cumplir con su garantía.

La cláusula, dijo Rehn, garantizará que el fondo obtenga "la mayor calificación crediticia posible en los mercados financieros y, así, cumpla su propósito de ayudar a salvaguardar la estabilidad financiera del área del euro".

Otros 60.000 millones de euros se obtendrán del exceso de fondos en futuros presupuestos de la Unión Europea, por una contribución total de la UE de 500.000 millones de euros en posibles créditos de emergencia. El Fondo Monetario Internacional contribuirá con 250.000 millones de euros adicionales.

El programa completo de créditos de emergencia estará operativo a fines de junio, señaló el primer ministro de Luxemburgo, Jean-Claude Juncker, quien también encabeza el grupo de las naciones de la zona del euro, conocido como Eurogrupo.

La Comisión Europea, la rama ejecutiva de la UE, y el Banco Europeo de Inversiones ayudarán a administrar el vehículo de propósito especial, que será una compañía regida por la ley nacional de Luxemburgo.

Los gobiernos de la zona del euro esperan poder evitar la activación del plan mediante la implementación de presionando ajustes fiscales más estrictos. Todos los miembros de la zona del euro deberían comenzar a recortar sus déficits en 2011 y los países con mayores problemas fiscales, como Portugal y España, deberían acelerar las medidas que ya anunciaron, indicaron funcionarios de la Unión Europea.

"Los países que están más expuestos deberían proceder con medidas más intensas y aceleradas de consolidación fiscal", sostuvo en una conferencia de prensa tras la reunión el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn.