Sao Paulo. El banco de inversión estadounidense Goldman Sachs Group duplicará el capital de su unidad brasileña a alrededor de US$400 millones para apalancar el crecimiento en actividades como el financiamiento estructurado y el crédito corporativo, dijeron este martes dos ejecutivos de la firma.

Goldman Sachs está impulsando sus unidades financieras en Brasil para hacerse cargo de más transacciones que requieren más capital, tales como colocaciones de deuda, emisiones respaldadas en activos y créditos corporativos, dijo Alejandro Vollbrechthausen, presidente de la unidad, en una entrevista telefónica.

Según Paulo Leme, jefe de Goldman Sachs en Brasil, la medida se ajusta a la estrategia del banco, que ve una estrecha correlación entre el crecimiento económico de Brasil y el desarrollo de una actividad de mercados de capital más robusta.

"Para materializar todos estos flujos de transacciones, necesitamos capital adicional", dijo Vollbrechthausen.

El banco apunta a un crecimiento acelerado dentro de Brasil, donde la demanda por deuda e instrumentos de cobertura se ha ampliado este año ante la caída de las tasas de interés a mínimos históricos.

Las compañías y los inversores están incrementando la demanda por bonos corporativos, títulos respaldados en activos y vehículos privados de inversión vinculados a fondos, que están reportando retornos más elevados que las acciones y la deuda de gobiernos.

Leme, ex jefe de investigación económica para Latinoamérica de Goldman Sachs, indicó que "para el crecimiento de Brasil se requiere aumentar la tasa de inversión y eso significa que se necesita más capital".

Por otra parte, Goldman Sachs cerrará una unidad que supervisa la administración de fondos de inversión en acciones locales, con cerca de US$159 millones en gestión.

El banco de Wall Street seguirá ofreciendo servicios de fondos en el extranjero a sus clientes, dijo Vollbrechthausen.

Goldman Sachs se convirtió en una institución financiera de servicios completos en Brasil hace más de tres años.