El violento sismo y tsunami que golpeó Japón el 11 de marzo podría costar 140.000 millones de euros (US$200.000 millones) a la tercera economía mundial, la factura más elevada hasta ahora para una catástrofe natural, según una nota este jueves del banco Goldman Sachs.

"Creemos que el costo total de los daños causados por el terremoto (y tsunami) del 11 de marzo podría elevarse a 16 billones de yenes" escriben los economistas de Goldman Sachs.

Esta factura será superior a la del terremoto de Kobe en 1995 (9,6 billones de yenes), considerado hasta ahora por Goldman Sachs como el "desastre natural" más devastador en términos económicos.

El cálculo es, sin embargo, inferior a las estimaciones oficiales realizadas por el gobierno japonés, según el cual la catástrofe podría costarle 200.000 millones de euros a la economía nipona.